MI VENA HUMANISTA: IDEAS


Termino la semana con un nuevo post reivindicativo. Llevo tiempo viendo noticias y debates sobre temas muy polémicos y no tengo intención de sacar a relucir ninguno en concreto. Lo que sí quiero comunicar con este post es mi preocupación por la falta de conocimiento y respeto que veo en los medios de comunicación.

Llevo años lamentándome de una cuestión preocupante y hoy decido hacerlo públicamente porque tener un blog da derechos y deberes.

Hace 10 años las carreras de Filosofía y Letras contaban con unas matrículas anuales que rondaban los ciento y pico alumnos por curso en Universidades Privadas (más en las públicas). Actualmente esas licenciaturas cuentan con 8 alumnos por curso, 30 las que más.

Cuando los jóvenes se plantean estudiar una carrera universitaria eligen la que quieren (o les ayudan a elegir). Muchos quieren estudiar Publicidad y Relaciones Publicas pensando que van a ser creativos publicitarios (y terminan desencantados siendo ejecutivos de cuentas de agencias en las que les pagan una miseria). Otros deciden estudiar derecho (carrera cargada de gente que acaba allí porque es el saco donde van los de letras que no saben qué estudiar… una pena) y otros se decantan por económicas. En general, todos buscan carreras de letras que den «pasta».


Hace tiempo vi una encuesta en la calle en la que se preguntaba: ¿Cuándo fue la Guerra Civil española? ¿Cuántos creéis que acertaron? ¡Ni uno! ¡¡¡¡Gente de 35 años que no sabe cuando fue la Guerra Civil española!!!! Tuve que oír que en mil ochocientos y pico… sin comentarios.

Cuando las empresas van a las universidades a presentarse, las Universidades preparan documentos en los que marcan las licenciaturas que buscan en cada empresa. Recuerdo que me asombraba hace poco viendo esos documentos porque de 50 empresas sólo 2 buscaban a personas de Filosofía y Letras.

He vivido en piso de estudiantes con médicos, enfermeras, economistas, publicistas, ingenieras y arquitectas. Todas podían dar su opinión sin miedo a que les rebatieran. Se daba por supuesto que en sus ámbitos dominaban el terreno. Lógico pero… ¿qué sucede cuando un estudiante de Filosofía y Letras habla sobre temas que conoce? Lo que sucede, os lo digo por experiencia propia, es que no tienes ni voz ni voto. Si esa realidad la extrapolamos a un debate televisivo la cosa se pone peor. Un economista discutirá sobre historia con un catedrático de historia y, lo peor de todo, yendo por la vía fácil y sensible, ganará el debate (al menos públicamente).


Mi petición: Que la gente hable con conocimiento de causa. Que no se juzgue la historia del siglo XVIII desde la mentalidad actual. Que no se destierre a los humanistas del mapa. Hace falta mucho humanista y sobra mucho pragmático.

Si algo está claro es que las ideas mueven el mundo… ¿De dónde saldrán las ideas si no hay pensadores?

¿Dónde quedará la ética cuando nadie sepa lo que es?

Aquí os lo dejo.

También te puede interesar

Sin comentarios

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar