EL METRO Y SUS CABELLOS


Cabecera de Un Metro de Historia
Ayer por la mañana me acordé de mi amigo Álvaro, el de Un Metro de Historia. Cogí el metro. Línea verde en Ciudad Lineal hasta Diego de León. Ahí cambie de línea. Me fui a la marrón hasta Velázquez. Entendí porque a Álvaro se le ocurren tantas historias en el metro. Lo cierto es que cuando lo cojo mi deformación profesional se hace más que evidente. Os cuento algunos detalles:

Una chica vestida con vaqueros, cazadora de piel y bolso azul índigo con un cinturón del mismo tono situado estratégicamente sobre una camisa de cuadros rojos (a lo leñador) y rematando el looks con unas converse de bota rojas. Perfectamente conjuntada. Lo mejor… lee un libro llamado Sociología y Sociedad.

Otra chica lleva vaqueros azul índigo (resulta que están de moda), jersey gris, cazadora de espiga en negro y blanco, calcetines de rayas negras y blancas y bailarinas negras. Mi debilidad hace que piense que sabe perfectamente que no debe mezclar más de dos tonos para no equivocarse pero que el tono de los vaqueros se mata con el resto y que si hubiera puesto un vaquero normal o un pantalón negro sería bastante más fashion.

Una chica sentada se mira en el espejo de sus polvo de sol Guerlain mientras se aplica una sombra de Rimel London. Las uñas son desiguales y largas. En ese momento me entran ganas de cogerle los enseres y maquillarla pero, pese a la debilidad que me invade, me contengo.

Un dato general: Pieles poco cuidadas, como sucias, sin maquillaje, sin colorete, sin nada… y ojos rasgados de negro.

Un problema casi universal en el metro: El pelo y las uñas. Veo a una chica con cada uña de un tamaño, con la piel blanca- amarillenta y con el pelo larguísimo, sin tinte, moreno, desarreglado… Parece que busca ir impecable pero… se queda con las ganas. El problema universal parece ser… melenas mal arregladas, opacas, sin brillo, sin rastro de cepillo, de acondicionador, de peluquería… en definitiva, cabellos completamente descuidados y olvidados.

Entra una señora y se apea sobre mi… casi no puedo respirar. Su cogote mal cortado se coloca en mi nariz. Pelo rojizo, corto, mal igualado…

Después de mi trayecto en metro me dirijo a una reunión, donde cuento mi experiencia lo que responden: «Señoras… ¡ni se les ocurra cruzarse con Cris si tienen un mal día!» Ya me lo decía mi madre… «no dejas títere con cabeza». Pero… ¡¡no penséis mal de mi!! Simplemente son posts por escribir, ideas que se me vienen a la cabeza.

Una solución sencilla que se me ocurre muy útil para todas: Visitar una buena peluquería y aseguraros un corte impecable. Rematar el proceso con un buen tratamiento tipo los rituales de Kerastase (a mi me hicieron uno hidratante y brillo alucinante). Para conseguir que el pelo no quede mal, que se mantenga sano y brillante, utilizar productos específicos. Os doy dos opciones de precio, para que os deis cuenta de que la crisis nos afecta a todos y que yo no me quedo atrás…


Algunos productos Stylius de Deliplus
Mercadona/Deliplus: Tiene productos específicos para todos los cabellos. Una gran idea es la queratina líquida para sellar puntas, el gel antiencrespamiento, el protector térmico y el sérum fluido iluminador (incluso en mechas). Todos son eficaces y no llegan a los 5 euros (ni de lejos).


Brillo para el pelo coloreado
La opción cara pero fantástica: Protector térmico de L’Oréal Profesional Liss Ardent y el Color Extend Shine Enrich de Redken (serum efecto brillo protector para cabellos coloreados). Ambos funcionan de maravilla y debo reconocer que me he vuelto adicta.

Protector térmico para el cabello

¿queréis más? Utilizar acondicionador cada vez que os lavéis el pelo y mascarillas de una a dos veces por semana.

¡Más? El metro da mucho de si así que dejad que dosifique la información… tiempo al tiempo.

¡Una cosa más! Este post va dedicado a Álvaro y a su metro de historia. Os recomiendo que votéis las tres historias que más os gusten en su blog.

También te puede interesar

4 Comentarios

  • Reply
    El viajero
    13/11/2009 at 12:03

    Buena sinergia. Chapeau.

  • Reply
    frutas
    13/11/2009 at 21:43

    por diossssss sssss! casi me ahogo imaginandote en el metro no me suelo fijar en los looks si imagino historias no se hoy en el en la sala de espera del hospital un grupo de gente bien vestida he pensado en voz alta una delegacion alemana que viene a un simposium o algo asi eso si ,si veo a alguien con los calcetines blancos y zapatos negros es que me da algo no puedo de todos modos no se que es peor las mal vestidas o las bien vestidas supermaquilladas que huelen que te echan "patras" y haberlas, ahilas

  • Reply
    Lola Lola
    14/11/2009 at 05:27

    Aquí en Argentina también abundan las pieles descuidadas pero con ojos siemprerecargados de delineador negro, por dios… ¿Será epidemia mundial?
    Besos

  • Reply
    Cristina Santigosa Cebrián
    14/11/2009 at 08:45

    Frutas!!!
    No te me ahogues!!
    Mi intención no es que las mujeres lleven el pelo cardado, los labios asiliconados ni los perfumes empalagosos.
    Abogo, más bien, por la elegancia discreta, el cuidado diario, el pelo limpio, brillante (aunque sea con vinagre) y bien cortado.
    Abogo por las colonias fresquitas, incluso por clásica 1916.
    A mi me parece que el estilismo es como la cocina. Antes de hacer pruebas complicadas hay que dominar la base, y el problema que veo en la calle es que las mezclas básicas y sencillas no se aplican y que cuando complican y rizan el rizo la cosa se convierte en un estiliso que no hay por donde cogerlo.
    Lola Lola, mi argentina querida, el mal gusto, al igual que el bueno, parece que es internacional!! jajajajaja.

    Besos a las dos y gracias a Álvaro, el viajero, por leer y comentar este post.

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar