MIMANDO MI MOMENTO


Escuchar los trabajos de piano de Satie me hace viajar en el tiempo y en la historia. Es como viajar a algo que no he vivido pero que me enternece. La campiña inglesa de los catálogos de Barbour, los jabones tradicionales, las bañeras clásicas, los aromas de chimenea, el romanticismo más clásico, la adolescencia, la ternura de la infancia. En realidad es un momento de relax, interiorización, pensamiento y meditación. Es un remanso de paz pasajero y lento, un tiempo propio e intransferible que se puede vivir en un baño de espuma, en una vela encendida, en un cerrar de ojos. Y después de la melancolía… la paz.

Eso me hace pensar en el baño cargado de vapor, el agua de leche casi hirviendo, los aromas de las velas encendidas con una cerilla de madera, la luz tenue, el remanso de paz al final del día.

Ayer estaba cansada. El enano lleva algunas semanas inquieto y el final de su día es tremendamente duro para su madre. Llora, patalea y pide brazos y abrazos. La espalda se resiente, la cabeza quiere estallar y tu sólo quieres dormir. La cosa llegó ayer a tal extremo que pensé, viendo el partido del Barça, que debía ser maravilloso tumbarse en la hierva del Camp Nou en verano. La única solución viable era darme un baño de relax y, a pesar de que me daba pereza, me lo di. Me puse una mascarilla de Frank Provost en el pelo y eché la leche de loto de Kenzoki en el agua. Puse un disco de Satie de mi Ipod y me sumergí durante media hora en un baño de relax. Locura.


Todo este rollo para contaros, una vez más, que el mejor baño del mundo precisa de un buen disco de clásica (unos nocturnos son perfectos), de agua muy caliente y de un buen producto para el agua. Ayer utilicé el baño de loto de Kenzoki y no decepcionó. Sus notas empolvadas ayudan a relajarse y dejan la piel calmada. Rematé la jugada con una exfoliante facial y un aceite seco, también de Kenzoki.

Lo cierto es que después de un baño de ese estilo una sale queriendo sentarse en el sofá, tomarse una copita de tinto y una ensalada sana y suave.

No tengo ni media duda: Si hiciera reformas en mi casa cambiaría muchas cosas pero hay una que no retiraría nunca, es más, la mejoraría: la bañera.


Recuerdo que hace algunos años las entrevistas de la revista Telva incluían un test en el que siempre aparecía una pregunta: ¿Ducha estimulante o baño relajante? Lo cierto es que yo no renuncio a ninguna de las dos… ¡por qué elegir cuando se puede disfrutar de ambas?

¿Cuáles son los ingredientes para un baño relajante?

Recomiendo darse una ducha previa, aplicar exfoliante corporal y facial, lavarse el pelo y aplicar una mascarilla en el pelo y la cara. Ayer yo me apliqué una mascarilla de Frank Provost en el pelo porque quería probarla y la verdad es que me encantó. Tiene una textura agradable, huele bien y, lo más importante, rehidrató mi pelo en profundidad. En cuanto a la mascarilla facial lo ideal es una hidratante y relajante aplicada después de una buena exfoliante tipo la de Origins (Brighter By Nature Discos Iluminadores) que exfolia la piel con ácidos de frutas en un disco que se aplica sobre la piel con movimientos circulares y que consigue aportar suavidad y luminosidad a la piel en cuestión de segundos.


Con la piel limpia y las mascarillas aplicadas es el momento de sumergirse en un ambiente pausado. Para ello recomiendo una luz tenue, incluso trasladar al baño la lámpara de la mesilla de noche. Se puede conseguir un ambiente relajado con una vela aromática buena, por ejemplo las de Jo Malone (llegaron hace algunos meses al Corte Inglés de Serrano) o las de Diptyque.


Prepara el baño: Deja correr agua caliente y aplica un buen producto en ella. Si el baño es alegre opta por notas cítricas pero si es, como el de hoy, relajante, aplica unas sales acordes. A mi me gustó probar con la leche de loto de Kenzoki que tiñó inmediatamente el agua de color blanco y fue como tener el Egipto de Cleopatra en mi casa. Podéis añadir aceites esenciales al agua. Te sumerges en el agua entre 20 minutos y media hora. Te aclaras la piel y el pelo con agua templada y te envuelves en una toalla.

Llega el momento de hidratar la piel. Lo ideal es optar por aceites secos o cremas muy hidratantes ya que el poro está muy abierto y absorbe todos los ingredientes con facilidad. Yo ayer opté por Cachmire por pour la peau de Kenzoki (sí señoras, ayer kenzoki me acompañó en la aventura). Hidrató mi piel y me aportó serenidad sensitiva… ¡un lujazo! Lo que más me gusta de este aceite es que mezcla polvos blancos de loto con el aceite y deja una capa sedosa y suave en la piel.


Para terminar el proceso, hidratar la piel del rostro y el contorno de ojos y ponerse ropa cómoda. El sofá espera con una novela de Tolstoi.

Contrariamente a lo que se piensa, darse un baño no supone una perdida de tiempo ni una locura farragosa. Darse un baño supone rescatar 30 minutos de tu reloj y dedicarlos a quererse un poco para servir mejor a la familia. El baño pausado es un aporte de vitaminas para la familia… ¡Disfrutar de vuestro momento!

También te puede interesar

5 Comentarios

  • Reply
    Noe
    18/03/2010 at 13:35

    Hola! Suena muy muy apetecible pero… no soy capaz de llenar la bañera de agua, jajaja. Lo he intentado muchas veces, abro el grifo y me alejo, salgo directa hacia la habitación, pero cuando regreso, mientras escucho zumbar la caldera de gasoil, veo que solo se ha llenado un palmo. Desesperación. Entonces giro el termostático y adiós baño, no puedo soportar tal derroche de recursos. Eso si, ya que estoy, añado media bomba de Lush a los 8 cm escasos de agua y me sumerjo vuelta y vuelta jajaja como un baño de sol. En fin… manías mías.

    Un saludo cariñoso y que disfrutes de tus relajantes inmersiones… tú que puedes.

  • Reply
    Anónimo
    18/03/2010 at 15:40

    HOLA!!

    He estado leyendo algunos posts de tu blog y me ha encantado, me declaro fan total.

    La exfoliante de cara que usaba y que me encantaba han dejado de fabricarla y ahora estoy buscando una nueva, así que he leido todo lo que has escrito al respecto, pero no me decido;
    quiero una de las que rascan bien, me gusta sentir los granulitos en la piel…

    Qué me aconsejas??

    Caramelo de Pomelo

  • Reply
    frutas
    19/03/2010 at 19:15

    quien pudiera me das una envidia que no veas ya saves que me quite la bañera y es que la hecho de menos pero yo eso de llenar la bañera con milyunpotingue para mi es lo mas no es perder media hora es ganar en salud mental y fisica es recargar pilas y si lo rematas con un buen vino perfecto LO DEL ACEITE SECO ME DA CURIOSIDAD

  • Reply
    Fashion and Beauty Now
    22/03/2010 at 21:14

    Como siempre Estée Lauder con productos tan apetecibles. Por cierto, te he dejado un premio en mi blog;) un besito guapa!

  • Reply
    Cristina Santigosa Cebrián
    25/03/2010 at 20:57

    Noe, te entiendo perfectamente pero… una vez al año no hace daño!! Al contrario!

    Caramelo de Pomelo: Se de ti por Adaldrida y me alegra muchísimo saber que te gusta Mil Caprichos. En cuanto a las exfoliantes… a er si te dedic un post al respecto pero de momento te recomiendo el micropeeling Idealist de Estée Lauder. Doble acción: Exfoliación mecánica (como a ti te gusta) y química. Deja la piel como el culito de un bebé. La de Origins también te da esa sensación.

    Frutas: lo del aceite seco es una gozada y… entiendo que cada vez que hablo del baño lamentes haber retirado la bañera por duchas. Mi madre ha hecho lo mismo… ¡una lástima! Vente a Madrid y te organizo un curso con sesión de baño incluida… jajajajajajaja.

    Tamara: ¡¡¡Gracias guapa!!!

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar