LUBIN: LOS CLÁSICOS NUNCA MUEREN (II PARTE)

Ayer os prometí una descripción rápida de las fragancias que comercializa actualmente Lubin. Os he preparado un video de imágenes para que os hagáis una idea de qué es Lubin y a continuación os dejo la descripción de la fragancias. Inauguro mi canal de youtube con ese video. Os anuncio que es casero pero… seguro que me perdonáis por mi inexperiencia. Espero que lo disfrutéis.

En cuanto a lo prometido… Quiero hablaros a grandes rasgos de todas las fragancias de Lubin, pero me parece que lo ideal será que las vayamos conociendo poquito a poco para disfrutarlas más, aunque no se si seré capaz de contenerme en la escritura… de momento os dejo una descripción de cada una.


Gin Fizz es una fragancia creada en 1955 para Grace Kelly. Está inspirada en los cocktails de los años 50 (¿os acordáis de la última película de Grace Kelly? ¿Os suena Alta Sociedad, con Bing Crosby y Frank Sinatra?).
Gin Fizz, con una nota hesperidada – verde al comienzo, es la elegancia muy parisina del iris, enriquecido por un ramillete floral de jazmín y rosa, que se posa enseguida sobre una base de maderas preciosas.


L de Lubin, un voluptuoso elixir nacido en los años setenta, acompañaba a las musas Pop en las pistas de baile de las discotecas. Las maderas de India y las especias del Siam se refrescan con un manojo de flores toscanas y unos cuantos limones sicilianos. Y el Lirio de Florencia envuelve con suavidad sus acordes dominantes, suavemente afrutados y floridos.


L’Eau Neuve, de Lubin se creó en la primavera de 1968, en un momento en el que toda una generación se revelaba en Francia contra los convencionalismos burgueses. Ojo a la historia porque tiene miga:
Esta juventud numerosa y rebosante de energía rechazaba los “perfumes de señora” (…) No obstante, poco se podían imaginar esas chicas guapas de Mayo que lo llevaban a Katmandú o a San Francisco, que “L’Eau Neuve” de Lubin -todo un guiño a la nueva generación y a su deseo de emancipación- era también un homenaje a un agua fresca mucho más antigua, L’Eau de Lubin. Creada en 1798, “L’Eau de Toilette” -término que por aquel entonces designaba exclusivamente a la creación del señor Lubin- tuvo primero los favores de los seguidores de la corriente de los Increíbles y las Maravillosas, . Luego, bajo el Imperio, los de la emperatriz Josefina y, por último, los de la última reina de Francia, la Reina María Amelia. De ahí procede esta “L’Eau Neuve” que renovaba los códigos del género y que se convertiría en el agua de tocador de toda una generación. L’Eau Neuve de Lubin se edita de nuevo en su frasco psicodélico de colores ácidos, que no habría desentonado para nada en la alforja de los hijos de las flores.


Nuit de Longchamp, un suntuoso jardín de flores blancas, florece al atardecer desde 1934 sobre los hombros de las elegantes. Orillas africanas del mediterráneo y jardines otomanos aportan como ofrenda las flores y los bálsamos más valiosos para la nota eterna que seduce el corazón de las bellezas.


LE VETIVER de Lubin, nació una de esas pocas tardes de nieve en París, al pie de Notre Dame. El frío fue el que inspiró la idea de un “Vetiver de Invierno”, despertando un afán de fuego de madera y evocando los inciensos que ardían en las catedrales de la Edad Media, cuando en invierno, la gente acudía a ellas para calentarse alrededor de los braseros. Luego se convirtió, para los niños que desconocían la palabra “vetiver”, en un personaje de leyenda inventado para la ocasión. «Le Vetiver», les contaban, vive en lo más profundo de los bosques de Armórica. Se trata de un espíritu celta, que se parece a Dioniso, sensual y místico a la vez, mitad hombre de los bosques y mitad caballero, un mago que despierta a la naturaleza en primavera insuflándole la vida tras los rigores del invierno.


Idole es la fragancia para el hombre del sigo XXI. Marcadamente masculina, intensa, evoca la huella del primer hombre. Es un tanto animal, fuerte, com o dicen ellos: “Como un fuego en la jungla, la intensidad de un licor de madera con ardientes especias, la suavidad de la caña de azúcar y el calor del cuero” (Olivia Giacobettu)

También te puede interesar

2 Comentarios

  • Reply
    Cantaloupe
    14/05/2010 at 14:37

    Tengo ganas de probar la Nuit de Longchamp, por las (magníficas) descripciones creo que es la que más se ajusta a mis gustos.

  • Reply
    Cristina Santigosa Cebrián
    18/05/2010 at 07:06

    Cantaloupe… te encantará todo!!!

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar