LA MER… ¡QUIERO MÁS!


Trece de julio de 2010. Cata me ha invitado a conocer el nuevo bálsamo de ojos de La Mer. Llego a las 12 en punto a Armani Casa de Juan Bravo 46. Allí me esperan en una maravillosa cabina instalada para la ocasión. Me tumbo en una camilla y me sumerjo en una hora de tratamiento reparador, relajante y envuelta por el sonido del mar. Mi rostro, cuello y escote se preparan para el lujo en estado puro. El enano está en la guarde y hasta las 2 no he quedado con el diseñador.


Empiezan limpiando mi piel con The Cleansing Lotion y The Tonic. Hace demasiado tiempo que no me someto a un tratamiento de estas característica y me dispongo a disfrutar. Masajean mi piel, la relajan, la preparan. Llega el momento del refinador facial, ese del milagroso polvo de diamante. No es una exfoliante al uso. No retira sólo las células muertas. Refina el poro y limpia las impurezas faciales profundas, de verdad. Llevo tiempo con los poros más obstruidos de lo normal pero las prisas me impedían frenar y poner remedio. Hasta este momento.


Me trabajan el refinador facial unos 5 minutos, nada de exfoliar a prisa y corriendo. No, calma. La trabaja en movimientos circulares y la va mojando para trabajarla bien. El resultado es que la piel queda impecable y preparada para lo que quiera echarle.

A continuación me aplican la maravillosa mascarilla en 2 piezas y mientras actúa, me masajean las sienes, el cuello, el escote, la cabeza… me parece que estoy soñando.


Al rato me retira la mascarilla y termina de trabajar la piel con las manos. Hay que tener en cuenta que la mascarilla contiene 20 ml. de producto así que se aprovecha todo. Me explican que no hay que frotar el producto sólo presionar porque crea una película sobre la piel y si no la retiras en lugar de hacer que la piel aproveche todo el contenido. Después de este momento maravilloso y cuando pensaba que no se podía hacer más, me aplican el serum lifting que tanto me gusta y después Creme de La Mer, trabajándola con toquecitos y habiéndola templado previamente.


Mis ojos no se salvan. Ayer fue la celebración del mundial y me acosté tarde. Además, el enano está durmiendo poco porque sabe como venir a dar los buenos días en condiciones (a horas indecentes pero con alegría, claro). Si de normal tengo ojeras, hoy tengo los ojos hinchados y el café no ha conseguido nada. Me empiezan trabajando el contorno al empezar la sesión con un masaje espectacular a base de pequeños toques. No miento si digo que durante 10 minutos me trabajan el contorno de ojos.

Al final, antes de dar la sesión por terminada, vuelven a aplicarme el bálsamo de ojos, el The eye balm intensive. Me enseñan la textura, el color verdoso y me recomiendan que para aplicarlo en casa coja un poco de cantidad entre los dedos, lo temple y lo aplique con suavidad para acabar dando un toque frío con el aplicador con esfera de plata. EL resultado son unos ojos descansados, sin bolsas ni ojeras. Unos ojos llenos de luz que parecen los de una adolescente en lugar de los de una madre que duerme mucho menos de lo que le gustaría.


Mi nube se acaba y me dispongo a levantarme, el diseñador me espera. Salgo a la calle feliz y relajada, prometiéndome a mi misma hacerme con el refinador facial. Cojo el metro y empiezo a escribir… ¡Esto no se me puede olvidar! Pensaba que había bajado de la nube pero resulta que sigo en ella. Me parece que de aquí no me baja nadie.

Conclusión: Cata… ¡cuando quieras repito!

También te puede interesar

5 Comentarios

  • Reply
    Júlia
    14/09/2010 at 07:11

    A mi me encanta La Mer! Tengo el contorno de ojos, la crema hidratante corporal y el maquillaje. Y también me hicieron este tratamiento, o uno parecido. Me encantó!!

  • Reply
    Nicamum
    14/09/2010 at 09:49

    Es una marca muy buena con tratamientos ideales!!!! Se me ha caído la baba mientra te leía!

  • Reply
    Gadirroja
    14/09/2010 at 11:07

    jajaja me apunto al club-de-la-baba caída!!

  • Reply
    Adaldrida
    14/09/2010 at 17:32

    Y es que cómo lo cuentas, también… ¡Artista!

  • Reply
    Cristina Santigosa Cebrián
    14/09/2010 at 18:43

    Júlia: Se de tu predilección por La Mer y te aseguro que cada vez que escribo al respecto me acuerdo de ti.

    Nicamum, Gadirroja y Adaldrida: Entiendo perfectamente que se os caiga la baba, es natural que sea así. Yo antes de probarlo babeaba como un perrito de pavlov y después… ni os cuento… oigo La Mer y empiezo a salivar… jijijijiji… algun día os podré proponer un concurso de estas características… paciencia.

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar