NAVIDAD Y PERFUME: SE ABRE LA CAJA DE LAS ESENCIAS

Al pensar en el enfoque para el post de hoy mi mente se ha ido, una y otra vez, a Los Pájaros de Hitchcock: un regalo de dos encantadores periquitos se convierte en el ataque descontrolado de unos pájaros que, como por arte de magia, se han multiplicado.

Estamos a las puertas de la Navidad, para algunos el momento de celebrar que Dios se hace hombre y, para todos, el momento de pensar en regalos. A Dios, nada más nacer le regalaron incienso y mirra (ya sé que también oro, pero eso daría para otro post), ¿será por eso que, año tras año, todos recibimos, mínimo, una fragancia la noche de Reyes?
Para mi, el asunto de los perfumes en Navidad se desarrolla -permitidme la hipérbole- de la siguiente manera: alguien, en algún lugar, quiere hacer un regalo, se decanta por un perfume y se lanza a la búsqueda del más apropiado para su agasajado. En el punto de venta se encuentra con cientos de personas en su misma situación: ojos que escrutan los lineales esperando que algún frasco les hable y expresiones de mareo ante la mezcolanza de olores. ¡El ataque de los perfumes ha comenzado!

Las marcas han desplegado todas sus armas de artillería y es difícil escapar de su invasión. El encanto de regalar se transforma en el horror de descubrir que hay cientos de fragancias que huelen similar, que es difícil ponerse en el lugar de otro para escoger algo tan personal, que el calendario avanza y ¡todavía no hay regalo elegido!
Es en este momento cuando cala con más fuerza la idea «elegiré la que más le pegue» como un argumento para hacer sencillo algo que se nos está escapando de las manos «¿De dónde diantres han salido toooooodas estas fragancias?» Este razonamiento de simplificación ha sido trabajado a priori en los departamentos de marketing de las marcas. Y, por lo tanto, lo que creemos una brillante intuición no es otra cosa que caminar por unas huellas invisibles que otros ya han recorrido por nosotros.
En esta trampa caemos todos.
Los consumidores que quieren diferenciarse entre tanta marca, sin renunciar al respaldo de una casa con identidad, ya han sido estandarizados y envueltos en packagings estupendos. Tenemos el ejemplo de Eau de Sisley (Kitty dedicó un post a las fragancias de la casa) o Ralph Lauren entre otros. Por cierto, Ralph Lauren completa la experiencia de personalización con la opción, online, de crear tu propio video Big Pony.

Con estas fragancias roció Ralph Lauren la semana pasada la calle de NYC en la que proyectó, sobre la fachada de una de sus tiendas, un espectacular montaje en 4D.

 

Para consumidores que quieren dar un paso más en busca de un aroma alejado de los lugares comunes de las grandes marcas también hay una opción: las marcas nicho. Si nuestra mente estuviera programada como un ordenador, las marcas nicho estarían en la carpeta de «más auténtico, más para mi». Y es que, estas casas -entre las que hay algunas que ofrecen auténticas joyas– han nacido con esa vocación.
La galaxia de las marcas nicho -las denomino así porque el número sigue creciendo- es una oda a la creatividad y a la narración de historias, algo substancial a la capacidad evocadora del perfume. Los pequeños creadores o entrepeneurs han sembrado un campo en el mercado de la perfumería que ya está dando frutos, pero del que todavía tenemos mucho que aprender.

Aún existe un escalón más en el ascenso hacia la consecución de una fragancia estrella, esa que sobresalga entre los regalos que se dejan bajo el árbol de Navidad. Se trata de las fragancias personalizadas. Aromas elaborados en exclusiva para cada persona. El súmmum del triunfo del consumidor y un nuevo ejemplo de cómo hay mentes preclaras que adivinan los pasos del deseo. Por cierto, hay algunos que incluso mueren de éxito.
Volviendo al punto de partida, y pensando en la inmensa mayoría de los consumidores, las marcas ofrecen algunas alternativas que encabezan las listas de ventas: los packs de perfume y las fragancias de personajes conocidos o celebrities.
Me detengo en los segundos porque se han convertido en un must have. Parece ser que si no tienes una fragancia, no eres nadie. Eso mismo debió pensar Burger King cuando, en 2008, lanzó Flame, un perfume con aroma a Whopper recién hecha. El regalo perfecto para aprovechar las fiestas como excusa para terminar con alguien. Infalible.


El televisivo Piers Morgan fue la imagen de esta «apetitosa» fragancia.

No estamos hablando de la especial relación de personajes conocidos con perfumes, como podrían ser Marilyn Monroe con Chanel No. 5 o Audrey Hepburn con L’interdit de Givenchy. Hablamos de ser famoso y tener tu propia fragancia, algo que ya hicieron Elizabeth Taylor con White Diamonds o Cher con Uninhibited.

Aunque un reciente artículo de opinión en The Guardian incluía los perfumes de celebrities en la lista de objetos que pueden arruinar una relación (artículo que provoca más de una sonrisa), está claro que hay muchas personas deseando mimetizarse con cantantes, series, modelos, actrices, futbolistas, etc. Sólo basta echar un vistazo a algunos de los muchísimos nombres propios con esencia registrada:
Aviso previo: algunas de los perfumes rozan lo surrealista, aunque después de lo de Burger King estamos curados de espanto.
– Rihanna consultó a sus fans sobre el nombre de su primer perfume y obtuvo más de 1.600 propuestas. Finalmente se llamará Reb’L Fleur y se espera para ya.
Danielle by Danielle Steel.
– Fruto Prohibido de Mujeres Desesperadas.
– Cristina Aguilera quien, desde 2000, ha lanzado 6 fragancias.
– Sarah Jessica Parker, involucrada, según venden, en el proceso de elaboración de Covet.
– Dora La Exploradora también se encuentra entre los elegidos.
– Antonio Banderas no alcanza su número de papeles interpretados, pero además de Diavolo ha lanzado otros 5 perfumes. Este año le toca a The Secret.
– Kate Moss también muy prolífica con 4 fragancias, aunque Naomi Campbell la supera con creces con sus 10 frascos.
– Jennifer Lopez-JLO es la reina de reinas con más de 15 propuestas; L.A. Glow es el último.
– Los Beckham, después de lanzar por libre sus fragancias, ahora comercializan Intimately Yours.
– Marc Jacobs, un diseñador que juega en muchos bandos, ha lanzado Bang.

– Donald Trump lanzó su fragancia en 2004 con Estée Lauder, pero dejó de producirse. Una gran pérdida. Ahora, a nivel merchandise, se dedica al vodka, el chocolate, los helados o los trajes, entre otros campos.
– Para los fans de Lady Gaga se habla de una fragancia con la casa Coty para 2012, pero me extrañaría que esperaran tanto.
– Taylor Swift también está ya en capilla y el lanzamiento se prevé para 2011.
– Outspoken de Fergie.
– Austin Powers con Mojo.
– Las hermanas Olsen por libre y en sumando.
– Kurnikova y Shaparova tienen las suyas.
– Siete de Alejandro Sanz.
– Paris Hilton con Paris Hilton, Just Me, Heiress/Heir, Can Can, Fairy Dust y Siren.
– Shakira espera cosechar gran éxito este año con S.

– Se lanzó un perfume post morten deMichael Jackson.
– Justin Bieber quien, aunque no lo creáis, lanza un esmalte de uñas, también va a aterrizar en el panorama perfumil y ¡echémonos a temblar! asegura que le gustan las chicas que huelen a Britney Spears.
– Beyoncé espera rematar con éxito el 2010 gracias a Heat, que recaudó en su mes de lanzamiento -febrero- 3 millones de dólares.
– ¿Qué tal irán las ventas de Eva by Eva Longoria en España después de su aparición enfundada en un disfraz de pata de jamón?
– Pink Sparkle, de Kilye Minogue, también puede ser un bombazo en el mercado español porque ¿quién no quiere oler como la novia de Velencoso?
– Jennifer Aniston Eau de Parfum comenzó a comercializarse como Lolavie, pero alguien con buen criterio estimó que el nombre propio de la actriz tenía más tirón.
– Para los fans de Tony Montana se ha lanzado la Colección Scarface que se comercializa únicamente online.
– Hannah Montana fue otra de esas apuestas ganadoras.
– El mítico Carlos Santana tiene una línea de fragancias de lo más completa. Algo que nunca hubiera imaginado, la verdad.
– En el mundo del hip hop y del rap Usher, Sean John o 50 Cents son algunos de los que han asociado su nombre a un perfume.
– Avril Lavigne con Forbidden Rose.
– Katy Perry presentó hace unos días en Londres Purr.

Podría seguir con la lista hasta el infinito y más allá, pero creo que hemos dejado una buena dosis de información olfativa.
Me despido con un postre-aperitivo de lo que os tengo preparado para la semana que viene. Un especial sobre anuncios de perfume de las navidades pasadas, que recogerá anuncios míticos vistos, en estas fechas, año tras año.

 

Nota:
Olfactorialist, blog que he linkeado en algún punto de este post, es una joya que descubrí cuando daba sus primeros pasos y que, en cada una de sus entradas, me parece exquisito. Lo recomiendo especialmente.

También te puede interesar

1 Comentario

  • Reply
    Juan Pablo
    16/11/2010 at 15:05

    Extraordinario despliegue de descripción olfativa y perceptiva con interesantes y continuas referencias y citas al séptimo arte. Interesante y sorprendente el dominio de un mundo, para mí, tan complejo y rico en matices como es el mundo de la "odorancia"…

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar