EAU DE FLEUR DE YUZU, LA DELICADEZA.


Sabida por todas vosotras es mi debilidad por algunas firmas. Una de ellas es Kenzo perfumes y KenzoKi cosméticos. Me gusta esta firma por su visión positiva de la perfumería y la cosmética. Os he hablado en varias ocasiones de lo coherentes que son en todas sus facetaS: el producto, el packaging, los dossieres de prensa, y el trato personal (este último punto hace que ame más Kenzo porque todo el departamento de comunicación de esta firma es un lujo asiático).

Reconozco que no siento debilidad por la fragancia flower que tanto apasiona en el mercado nacional, sin embargo me confieso adicta a otras fragancias y, sobretodo, a toda la línea cosmética (consiguen que disfrute de un momento de paz). Dicho lo anterior puedo contaros que me han enamorado con uno de sus últimos lanzamientos, Eau de Fleur de Yuzu. Se trata de una fragancia perteneciente a una colección de 4 fragancias llamadas Eaux de fleurs (aguas florales). La de Yuzu me ha enamorado porque tiene todo el encanto de las flores con un punto de frescura. Os cuento un poco sobre esta línea de fragancias y después nos adentramos en la que me gusta:


En 2008, nace la colección de aguas florales. Tres eaux de toilette que se inspiran en árboles japoneses, tomando sus flores como ingrediente principal en cada una de sus fragancias: en 2009, el eau de fleur de prunier·Plum (Ciruela) se une a la colección. La colección se completa con 4 fragancias. A partir de 2010 cada año una nueva agua floral se une a la colección, reemplazando a una ya existente. El agua floral de Yuzu sustituye al agua floral de magnolia y la colección queda compuesta por 4 fragancias: La de Yuzu que se caracteriza por un floral soleado, la de ciruela que es una fragancia floral almendrada, la de te (floral almizclado) y la de seda (floral afrutado).

La nueva fragancia me ha gustado porque es tierna (se que describir una fragancia como tierna puede parecer curioso pero si la oléis me entenderéis perfectamente), es delicada pero con carácter, es una fragancia de esas que te recuerdan a cuando compras flores blancas muy perfumadas en primavera y las pones en un jarrón en el cuarto de estar. Cuando sales a hacer recados te olvidas de que están ahí pero cuando vuelves a casa te reciben con un abrazo agradable… ¿difícil de entender? Es probable pero lo cierto es que para mi las fragancias son más una experiencia que una pirámide olfativa (aunque una sin la otra no se entiende).


Para terminar con la experiencia os sugiero que os acerquéis a curiosear el packaging: Se trata de una caja de aparente sencillez que se abre como un libro. El papel está perfectamente seleccionado y un golpe en seco acoge el nombre de la fragancia. Ya de lleno en el frasco una se deshace: Como en todos los productos de kenzo el frasco es una joya de curvas delicadas en las que se amolda a la perfección la etiqueta. Una no puede dejar de pensar en cómo habrán conseguido etiquetar esta fragancia tan perfectamente como para que quede impecablemente alineada. Es una debilidad todo lo que envuelve a esta agua floral… ¿entendéis ahora mi debilidad por Kenzo? Me parece que la única explicación es que Kenzo cuenta con la delicadeza nipona.

Os recuerdo que Mil Caprichos está en facebook, en twitter y en youtube donde ampliamos contenidos relacionados con el blog. También tenemos sucripción por e-mail para estar al día cada vez que actualizamos así que os invito a uniros y a comentar cara a cara.

También te puede interesar

Sin comentarios

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar