KENZO FLOWER TAG


No se como ha pasado pero llevo un mes y medio queriendo hablar de una fragancia nueva y no lo he hecho hasta hoy, pero por fin vais a conocer: Kenzo Flower se reinventa con una nueva versión que, para mi gusto, es mejor que la original. Abrutada de cabeza, florida de corazón y almizclada de fondo. Así es la nueva Flower Tag de Kenzo. Más urbana y más “canalla”, si se me permite la expresión.


Inspirada en el TAG, el arte del graffiti, esta fragancia pretende ser una expresión de libertad de expresión. Se trata de un eau de Toilette floral, afrutado y fresco. A diferencia de la flower origina, no tiene ese punto empolvado intenso, pero si que se nota en el fondo.

Notas de salida: Afutadas de grosella, ruibardo y mandarina.
Corazón: peonía, jazmín y lirio.
Notas de fondo: Vainilla y almizcles.


El frasco rojo es precioso. Viene serigrafiado con letras tipo grafiti en blanco y mantiene la escultural figura original. A eso se suma una campaña publicitaria impactante. Una chica joven andando con paso firme va directa a taguear sus sueños. Empieza a dibujar una amapola roja. Y se le ilumina el rostro para, automáticamente llenarse París de amapolas.

Si tenéis ganas de taguear sólo tenéis que entrar en www.flower-tag.com y empezar… ¡A qué estáis esperando?

También te puede interesar

1 Comentario

  • Reply
    Auxi Rosae
    26/10/2011 at 21:06

    Me encanta esta fragancia. La Flower original es uno de mis perfumes de cabecera, y tengo pensado adquirir éste en cuanto pueda, es una versión más "yo".

    Un beso

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar