DE COY PANDA PEN ¿UN LANZAMIENTO ACERTADO?

Hoy quiero comentar el lanzamiento de un producto relativamente innovador que vengo «observando» desde hace semanas, el Panda Pen de De Coy.
Como ya sabréis no voy a valorar su calidad, ni detenerme en explicaciones sobre su uso; para eso no hay más que visitar su página web. Quiero centrarme en los criterios que fundamentan su lanzamiento y en los principales rasgos de su comunicación.
El Panda Pen de De Coy es un corrector elevado al nivel de gadget. Su funcionamiento es similar al Tipp-Ex de formato boli y, su principal beneficio, que simplifica la lucha por mantener unos ojos cuidados durante toda la jornada. Por lo tanto, un producto de belleza en toda regla.
La cuestión más peculiar sobre su lanzamiento es que casi ha estado más presente en webs, blogs, foros, etc. de diseño y tendencias que en los de belleza. Sí, lo encontramos en Cosmopolitan o en Harper’s Bazaar, y también en blogs sobre make up, pero la campaña de lanzamiento ha estado muy enfocada a generar buzz sobre su sofisticación.

Con el enfoque de «revolución dentro de tu bolso» han apostado porque se convierta en uno de los «must have» de 2011. Y, ¿cómo se logra algo así? Entre otras cosas, vinculando su venta a tiendas tan de moda y con tanta influencia como Colette.
Sin embargo, si nos remitimos a su impacto en los social media más populares, facebook y Twitter, parece que la campaña no ha terminado de cuajar. En estos foros, los seguidores no son muchos y el diálogo es prácticamente nulo. Encontramos mensajes unidireccionales de la marca, que se hacen eco de la presencia en medios o informan sobre nuevos puntos de venta. Echo de menos a los usuarios.
¿Dónde están las personas que han probado el Panda Pen y alaban sus beneficios?
¿Por qué no encontramos preguntas/respuestas sobre cómo sacarle más partido?
¿No hay nadie que cuente su experiencia sobre cómo el Panda Pen le sacó de un apuro el día que decidió rememorar sus 20 años y salir hasta el amanecer?
Alguien se está olvidando de la segunda parte de un lanzamiento.
La siguiente pregunta que me viene a la cabeza es ¿se corresponderá este escaso eco en las plataformas de diálogo online con los resultados de venta? Sin datos reales en mis manos, me atrevería afirmar que deben estar bastante relacionados. No creo que el equipo de De Coy esté entusiasmado con lo logrado hasta ahora.

Los bastoncillos de Almay serían un producto con el que poder comparar el De Coy Panda Pen.

Hemos dicho que el Panda Pen de De Coy ha sido presentado en entornos de carácter más profesional que de consumo. Para construir la imagen de marca se tomó como punto de partida su sofisticación. Tal vez en eso radicó el error, en no partir de un nivel más «popular» y entablar un diálogo en foros donde se hubiera podido debatir de tú a tú con productos del nicho en el que de verdad se ubica: belleza.
Os animo a compartir vuestra opinión o ideas sobre cómo podrían rectificar el rumbo. De todos modos, siempre nos queda hacer como Lady Gaga y convertir nuestros «ojos de Panda» una oportunidad para no pasar desapercibidas.

También te puede interesar

Sin comentarios

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar