EL GRAN BAILE DE DIOR


Hace unos días os comentaba que Dior ha lanzado una colección de Navidad digna de analizarse por partes. Sabemos que la colección propiamente dicha es la colorido pero como se complementa con tratamiento y con una fragancia, hemos decidido dividir los contenidos para no deslumbraros con todo el oro que reluce porque, no os engañaré, lo de Dior este año, es como para cometer un delito. En maquillaje tengo algunas debilidades más pronunciadas que otras y Dior, los iluminadores y el color rojo son algunas de ellas. El gran baile que propone Dior estas navidades es para volverse loca. Productos para el rostro, para los ojos, para los labios, para las uñas, y para salir y ser la reina del baile. Si os parece bien, dejo de poneros el caramelo delante y empezamos el banquete.


Lo primero que me hace pensar de la colección Grand Bal de Dior es el nombre que han elegido. No se trata de salir de fiesta, ni siquiera de salir a bailar. Aquí lo que nos dicen es que vamos a un baile, no a bailar, y el matiz es importante. Los bailes de antaño no se corresponden con las fiestas de ahora, eso es muy pobre. Cuando piensas en Grand Bal piensas en un baile de gala al más puro estilo de la corte francesa pre napoleónica cargada de opulencia y exceso. La colección Grand Bal tiene, para mi gusto, mucho de ese estilo.


La pieza más impresionante de la colección es la paleta Grand Bal con un sub nombre de Carnet de Maquillage. Inevitable en este punto acordarse de los bailes de las películas en las que las mujeres anotan los nombres de sus parejas de baile en su carné de baile. Una monería de paleta con sombras en dorado y un blanco plata que van acompañadas de una barra de labios en un rosa pétalo y un gloss. La paleta se cierra con un lápiz eyeliner en negro intenso. Me parece que si una quiere estar estupenda en fin de año, puede llevar esta paleta como bolso. Cualquier mujer apasionada del maquillaje debería contar con una paleta navideña de Dior alguna vez en su vida. Siempre son deliciosas.


El look que se propone con esta paleta es otra delicia. Con la sombra blanca-plateada Dior propone maquillar todo el párpado superior y con la dorada el inferior sin olvidar delinear los ojos con el lápiz negro. Impresionante.

Otro de los productos que componen el Grand Bal es el Poudre Or. Unos polvos sueltos que reconozco que me han enloquecido más que la paleta porque los veo mucho más prácticos y yo, no os engañaré, soy muy pragmática. Estos polvos sueltos me parecen útiles porque son dorados e iluminan. Sirven para iluminar el escote, los pómulos, las mejillas, los hombros.


Me gustan porque además de servir como el iluminador clásico, si mezclas una pequeña cantidad con tu crema hidratante corporal, puedes realzar la piel cuando tienes un evento importante. Muchas mujeres van a tomar rayos para ir de boda y con este sencillo truco pueden realzar la piel sin necesidad de sol artificial. En verano también sirven para potenciar el bronceado pero en general es un producto que realza la piel aportando calidez al tono apagado de ésta en invierno. Un acierto que incluiría entre los productos de la colección fija de Dior. Un producto que puedes modular para crear un efecto sutil o un efecto dorado intenso al más puro estilo Golden girl en Goldfinger.


Las paletas 5 Couleurs son un clásico en Dior y os he contado muchas veces de mi debilidad por ellas. Para esta colección las paletas se declinan en tonos marrones y cobrizos. Tengo en mi haber la Fairy Golds y es una maravilla. Tiene un plata y un dorado intensos que se complementan con un marrón visón, un champán rosado y un marrón con un punto de malva. Lo bueno de estas paletas es que puedes encontrar la que encaja con tu estilo de vida y tienes muchas maneras distintas de combinarlas para sacarte el máximo partido.


Los ojos Dior se complementan con unas pestañas postizas en edición limitada que se acompañan de strass Swarovski y con un delineador waterproof en dorado impresionante. El efecto es una maravilla y fin de año es el momento para lanzarse. Si os gusta lo de las pestañas postizas pero no os decidís sabed que si son para uso personal, se pueden reutilizar limpiándolas con alcohol cuando las retiréis.


Una de mis debilidades de esta colección son las barras Diorific. Son una debilidad por varios motivos. El primero es por sus intensos tonos rojos, el segundo es, como siempre que se trata de Dior, por mi madre. Mi madre tenía una barra roja Diorific hace años y cuando me llegó la colección fue inevitable volver la vista atrás. 4 tonos de Diorific para perder el sentido. En mis manos cuento con Diva y Marilyn y decir que son bonitos es decir muy poco. Rojos intensos, vinos, alfombra roja, palo de rosa… rojos que se complementan con dos gloss Dior Addict en oro viejo y en rojo y que cambian completamente el aspecto de la boca al aplicarlos. Si se combinan con las barras Diorific el acabado es tremendamente artístico. Bonito. Muy bonito. Como diría Delia, Love. Y si no me creéis… para muestra un botón:

La colección Grand Bal se completa con 4 esmaltes de uñas Diorific Vernis y unos tatuajes en oro. Del Diorific Vernis me quedo con el rojo de Marilyn y con negro brillante con efecto lentejuelas doradas del Diva pero hay un dorado y un blanco perlado que también son impresionantes.

Lo mejor es que se complementan con un maravilloso packaging reeditado en edición limitada y que hará las delicias de las más adictas al universo Dior.

Hay una joya que no está en la colección de maquillaje que por alusiones debe aparecer y es la fragancia Grand Bal de la Colleccion Privée de Christian Dior, y aunque sólo se vende en el stand de la firma en El Corte Inglés de Castellana me parece que sería una lástima que no os hablara en este post de ella.

Grand Bal es una fragancia que, como esta colección, se inspira en los vestidos de fiesta, y viene cargado de flores blancas como la bergamota y el jazmín con azahar de Túnez, sándalo y almizcle. Muy pobre mi enumeración, muy rica la fragancia. Lo único que puedo deciros es que es una fragancia que dista mucho de la imagen ampulosa de un baile y se queda con la delicadeza de las muselinas.

Lo dicho, una colección impresionante que consigue que cada vez mire con más buenos ojos a la casa francesa y que sea inevitable el enamoramiento. Esto es sólo el principio de lo que Dior ha preparado para Navidad… ¿No os parece un gran comienzo? ¡Que empiece el baile que estoy preparada!

Todas las imágenes han sido cedidas por Dior. Si queréis ver muchas más y los productos al detalle, tendréis que visitar nuestro facebook que, por cierto, también es una maravilla.

También te puede interesar

5 Comentarios

  • Reply
    Júlia
    11/12/2012 at 09:23

    Madre mía, lo quiero todoooooooooo!!

  • Reply
    Ines Rocha
    11/12/2012 at 16:58

    Dior,dior mío ,me encantas!!

  • Reply
    ángeles
    11/12/2012 at 18:35

    CALIDAD UNIDO A UN GRAN DISEÑO¡¡¡

  • Reply
    Cristina Santigosa Cebrián
    11/12/2012 at 21:26

    Sabía que os iba a gustar. Es tremendo porque necesito compartirlo pero por otro lado tengo cargo de conciencia por hacernos estar así. Lo siento niñas… Es inevitable, verdad?

  • Reply
    Andie
    12/12/2012 at 20:01

    Me encaaanta. La vi de casualidad en el CI y me quedé alucinada, lo probé todo. Preciosa la paleta Carnet de Maquillaje, no sabía que se llamaba así, muy original. Toda la colección parece una joya. El frasco de los esmaltes de uñas, son de colección. Me provoca el dorado.

    Besos

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar