LISTA DE REYES: DIOR

**Este post se completa con un álbum de fotos en nuestra página de Facebook en el que compartimos los hipotéticos deseos de una mujer Dior.

El espíritu Dior es mujer y en ella es un deseo, una conquista, un déjà vu. Es una ilusión, un sueño, un genoma indescifrable. Fluye como la sangre, y como ésta brota excesiva con una arista, con un estilete de oro blanco, porque el original en platino se desvaneció un 24 de octubre de hace ya muchos años.

El alma Dior desbordada todo lo inunda y, lo que hasta entonces era accesible, armonioso, comedido -como la regla de los 20 cm-, se desboca y, con su creativa naturaleza todo lo transforma, todo lo convierte en «bello, colorido, lírico». (C. Dior)

Una mujer Dior lo es las 25 horas del día; Dios le ha regalado una más porque sabe que «esas monedas de plata le rendirán 10 veces más». (S. Lucas 19:12-28)

La mujer Dior siembra y, no por generosidad sino por instinto vital, por afán de supervivencia.

Su vida es gerundio: compartiendo belleza, derrochando esplendor para los demás. Su vida o es mirando con seducción o no es. «Once you lock eyes with her, you are mesmerized. Ever since I met her she enchanted and inspired me». (J.Galliano)

La mujer Dior muda su piel durante los 60 minutos extra que se le han brindado y, el resto del día, su estilo permanece intacto. Un timorato puede pensar que esa perfección es impostura. ¡Pobre! Ese obsequio para la vista, esa dádiva, ese presente nace de purificar y acrisolar los genes de un linaje que trasciende el ahora. «Le plus beau vêtement d’une femme, c’est sa nudité». (YSL)

Diadophis Punctatus Regalis

La mujer Dior vive las fiestas con más hondura y altura de miras que quienes le rodean, y no hay en ello soberbia escondida. En cada regalo que pide hay mucho del otro, de lo que significará para éste que ella disfrute cada paquete que abra. Y más del otro hay todavía en las peticiones a los Reyes que para ellos hace. La mujer Dior sabe adelantarse y sorprender, sabe arrancar a un instante ese poso de eternidad que a veces esconde.

Los regalos a pie de árbol que encontraremos en una casa con ADN Dior harán soñar a los Babies, a las Misses y a los Monsieurs (creaciones de M. Bohan).

No serán regalos exclusivamente Dior porque Dior es más, es reconocer lo bueno que en los otros (competencia incluida) hay. Un regalo con espíritu Dior jamás fracasará.

Dior es un gris cosido con rosas, lilas, lirios… Es flor y es pigmento. Quien vive Dior conoce y disfruta «la artesanía de pintar una seda o de transformar una lámina de oro en un ramaje» y quiere que los demás lo sepan. Por eso, sus elecciones son delicadas, sus envoltorios un acceso a la cueva de Alí Babá. (G. Ferré)

La mujer Dior conjuga con soltura lo más primitivo y lo más práctico. Con el gris decora, de blanco recibe y con el rojo ama. Si olvida, lo hace en azules y en lilas; regala en dorados y para el negro… «Para el negro escribiría un libro». (C. Dior)

Podríamos llegar a afirmar que la lista de Reyes de la mujer Dior que os proponemos es «bonita, infinita y permanente». (R. Simons)

Lo podéis comprobar en el álbum que ad hoc tenemos en Facebook.

*Importante: Ni este post ni el álbum que le acompaña están patrocinados por Dior.

También te puede interesar

2 Comentarios

  • Reply
    Ines Rocha
    29/12/2012 at 13:53

    Love total por todo lo de Dior!!!,

  • Reply
    ángeles
    29/12/2012 at 18:42

    Maravillosas fotos, me he quedado impresionada.

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar