CAPRICHOS PARA OLER MEJOR

En las últimas semanas han llegado a nuestras manos unos cuantos proyectos súper caprichosos de los que os iremos hablando aquí o en el muro. Los tres que hoy presentamos, cada uno a su manera, buscan otorgar protagonismo al perfume no como fin, sino en su relación con nosotros. Revestidas de sofisticación son, en realidad, caprichos que nos llegan a lo más esencial.

Perfumery Tools de Andrea Strata

Un proyecto pensado para enriquecer el universo del punto de venta, y otorgar a los consumidores nuevas formas de conocer y escoger las fragancias.

Si bien hay marcas que han dado pasos en este sentido, y que cientos de profesionales de áreas diversas trabajan para mejorar la experiencia de compra, la propuesta del italiano nos lleva a repensar cómo nos acercamos a los perfumes. Perfumery Tools propone los siguientes artilugios:

Les Plis un paso más allá en las típicas tiras. Cartulinas con formas diversas para contener mejor el olor de los perfumes.

Le Petit Orgue está pensado para que esencias y aceites sean captados con intensidad.

Les Cloches, con forma de copa, contienen un pañuelo de seda empapado en la fragancia, lo que permite una experiencia olfativa directa y sin artificios.

Le Flaire es un contenedor para aplicar sobre la piel y evitar que la esencia se pierda.

L’Helice está diseñado para vivir la experiencia de cómo los otros percibirán el perfume escogido.

Madeleine de Amy Radcliffe

Esta alumna de la University of the Arts London ha diseñado un artilugio para capturar aromas. Esos momentos cotidianos en los que el olfato queda especialmente cautivado, pero que no podemos retener para compartirlos, ni rememorarlos.

Madeleine está compuesto por un aspirador de cerámica y un vaso tecnológico, que funcionan de forma similar a una cámara de 35mm. En lugar de la luz, Madeleine absorbe la esencia y la transforma en líquido… et voilà ¡podemos conservarlo!.

Alchemist’s Dressing Table de Lauren Davies

Es un kit de DIY (hazlo tú mismo) que propone elaborar nuestros propios productos de belleza. No es algo nuevo ya que diversas marcas comercializan aparatos para elaborar cremas, fragancias… También existen los perfumes a la carta, pero Alchemist’s Dressing Table otorga protagonismo al proceso, al disfrute y al cambio de chip que supone adoptar el rol de artesano.

Destiladores, infusores, medidores, etc. para animar a la práctica casera con una alta dosis de sofisticación. Un menaje completo para quienes apuestan por lo natural, por los rituales y por un ritmo más calmado de la vida.

Las 3 propuestas, siendo ejercicios de diseño, comparten ideas de base que pueden ponerse al servicio de las marcas. Entre estos rasgos, nos gusta destacar:

– Relevancia de la relación persona-aroma.
– Inclusión de aspectos didáctico en la elección de una fragancia.
– Derivado de lo anterior, mayor conocimiento y responsabilidad a la hora de escoger un producto.
– Y, por supuesto, ¡disfrute total!

¿Suficientes caprichos para un jueves?

También te puede interesar

3 Comentarios

  • Reply
    Ines Rocha
    18/07/2013 at 10:39

    Me encanta lo de los perfumes a la carta!!,
    Gacias por aportar esta información !!
    Besos!!!

  • Reply
    ángeles
    19/07/2013 at 11:50

    Cuánta información ¡¡¡¡Con este blog me entero de muchas cosas

  • Reply
    Cosméticos al desnudo
    22/07/2013 at 21:00

    Un post muy curioso, me encantan los perfumes a la carta pero creo que hay que tener arte, yo mezclaría demasiadas cosas y acabaría oliendo fatal…

  • Responder a Ines Rocha Cancelar

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar