BEAUTY BRANDS WE LOVE ( XXXIX)

No dejamos de compartir el primer post de BBWL porque deseamos que siempre haya nuevas incorporaciones.

Este miércoles Beauty Brands We Love llega con una marca de esmaltes y otra que se autodefine como una categoría en si misma. Ambas comparten, eso sí, la apuesta por una identidad visual muy diferenciada de la que, a priori, debería ser su competencia.

Una vez más, hemos constatado que el papel aguanta lo que le echen, pero que la realidad es mucho más susceptible. Las marcas nos lanzan propuestas fantásticas, pero ¿qué sucede cuando se plasman en la realidad?

Esta semana vais a encontrar una firma cuya estrategia y propuesta es especialmente atractiva cuando se lee sobre ella. Sin embargo, contrastándola con lo que os mostramos en algunas fotografías tendréis la oportunidad de reflexionar sobre cómo una firma debe cuidar muy mucho su puesta en escena.

Como clientes, al leer información sobre una marca tendemos a forjar nuestra propia imagen de sus productos, la experiencia de compra, el servicio post venta…


¿Hasta dónde vuela vuestra imaginación cuando os proponen una experiencia nueva y diferente?

Por eso, cuando una firma nos promete una experiencia diferente a la que conocemos de la competencia, ¿quién sabe dónde nos puede llevar «la loca de la casa» (no en sentido teresiano sino como una imaginación creativa y deseosa de dibujar nuevas experiencias)?

Está claro que nuestra imaginación vuela.

Las marcas deben anticiparse, y prever los lugares que nuestra inventiva pueda llegar a esbozar. Esta labor exige esfuerzo, pero evitará, en la medida de lo posible, clientes decepcionados.

Como os digo, en esta nueva entrada de BBWL nos hemos topado con un proyecto que pisa este tipo de tierras movedizas. Como siempre, lo compartimos con el propósito de que os sirva para darle unas vueltas a vuestro comportamiento como clientes.

Nos parece interesante reflexionar sobre qué podemos exigir a las marcas y qué responsabilidad tenemos a la hora de decantarnos por una oferta concreta.

¿Os parece que entremos en materia?

DRUNK ELEPHANT

Drunk Elephant es una marca que, fijándonos sólo en sus cajas, colores y tipografías, no identificaríamos como cosmética, ¿verdad?

Pues lo es. Drunk Elephant comercializa productos para tratar la piel.

Sin embargo, ellos se autodefinen como una categoría en si misma. «A category of its own» es la primera frase con la que se presentan. Aseguran que nada tienen que ver con la cosmética natural o la clínica cuando:

– El término cosmética natural, por el mero hecho de utilizarse, bendice a una marca como buena y segura.

– El uso de la palabra cosmética clínica para referirse a una marca es una licencia para vender efectividad, y se convierte en un aval para hablar con autoridad.

Drunk Elephant nos atrae especialmente por:

– La premisa de la diferenciación y su ambición por crear un nicho propio. Nos parece que, cuando menos, Drunk Elephant nos llama a repensar sobre el uso del lenguaje que se hace en el mercado de la belleza.

Lo cierto es que nos parece bastante brillante decir con descaro que son una categoría propia y atreverse a llevar la afirmación un paso más allá, dotándola de contenido.

Además, ¿no creéis que denota inteligencia el hecho de apoderarse de dos términos tan asentados (cosmética natural y cosmética clínica) para poner en evidencia los abusos del sector?


Sin desprestigiar a ninguna marca concreta, lanzan el anzuelo para que sus potenciales clientes lo muerdan. Los potenciales clientes serán aquellos que, motivados por ese atrevimiento de Drunk Elephant, se cuestionen la credibilidad y prestigio que han estado dando por sentados.

Ese público pasará automáticamente a sentir cierta empatía por una marca que se ha atrevido a cambiar el discurso. ¿Brillante o no? Diferenciación, valores de marca y público objetivo todo armado desde la primera frase que Drunk Elephant emplea para presentarse.

– Su packaging. Ya hemos dicho que, a priori, lo aleja de la categoría de producto en la que Drunk Elephant se enmarca.

Lo interesante es que, una vez asimilado que son cosmética, pero lo son de modo diferente, ese packaging marca aún más las distancias respecto a la competencia. Al diferenciarse también de los elementos visuales propios de su categoría, la marca refuerza su personalidad.

Los envases, el etiquetado, las formas, etc. ayudan a diferenciar Drunk Elephant de una categoría que ellos mismos consideran ajena. ¿Estáis de acuerdo?

Por cierto, el nombre de la marca está relacionado con un ingrediente especialmente valorado por su fundadora, la Amarula. Según las leyendas, los elefantes cogen con su trompa este fruto que fermenta en sus estómagos y los «emborracha».

Lo cierto es que, aunque no hay fundamento científico para esa leyenda, el aceite de Amarula ha estado presente en la tradición africana como un ingrediente esencial para el cuidado de la piel.

Actualmente, Drunk Elephant tiene seis productos en el mercado que pueden comprarse online. De hecho, es en su e-shop donde se concentra el grueso de sus ventas.


Realizan envíos fuera de Estados Unidos.

Por el momento no están presentes en España, pero podéis seguirles la pista en su blog, y aprovechar lo que aportan al panorama de la belleza. Por ejemplo, su lista negra de ingredientes.

¿Os sumaríais al fenómeno del elefante borracho?

ONLY FINGERS AND TOES

Only Fingers and Toes es una marca de esmaltes que nació en 2012 de la mano de una profesional de la banca. India Martin trabajó durante 24 años en un sector de grandes inversiones, lo que suponía moverse en un mundo de profesionales de imagen impecable y visitas a los mejores hoteles, restaurantes, spas… del mundo.

Por otro lado, su primera manicura a los siete años fue el inicio de una costumbre que no ha dejado de practicar cada dos semanas: mimar sus manos y sus pies por el mero disfrute de la experiencia y para mostrar la mejor versión de si misma.

Ambas dimensiones de su historia personal influyeron para que, hace dos años, dejase su trabajo y se embarcase en la aventura de lanzar su propia marca de esmaltes.

¿Su ambición?

Construir una marca Premium fundamentada en dos pilares:

a) Los clientes, con sus necesidades y deseos, como inspiración para cada producto u oferta que se lanza.

b) Unos productos y unas experiencias equiparables a las que ofrecen las firmas de prestigio. O.F.A.T se autodefine como una marca que conecta con sus clientas por el estilo de vida y que poco tiene que ver con en el saturado mundo de las «marcas de esmaltes».

Only Fingers And Toes no vende esmaltes, vende experiencias.

Su propuesta:

«Paint not to impress but to express.»

India Martin está invitándonos así a participar de la experiencia y no sólo del resultado final. El resultado final lo pueden igualar otras marcas, pero ¿no son las experiencias algo único y memorable? Ellos lo entienden, cómo no, en un escenario de clientes satisfechos.

Al apostar por la experiencia, y empleando una expresión que parece especialmente acertada, O.F.A.T «pone en manos» de sus clientes toda la marca.

En realidad, dejar en manos del cliente la marca implica haber cuidado todos los detalles hasta límites insospechados. India Martin valora haber asimilado ese modus operandi al haber sido, durante años, cliente de negocios exquisitos.

Sin duda, parece un buen bagaje, pero ¿cómo transmitir ese espíritu al resto del equipo y lograr que llegue a la persona concreta que va a atender al cliente? Ahí está el reto para O.F.A.T.

Comentario al margen: Ahora mismo ¿no os vienen unos cuantos nombres de marcas que deberían cuidar más algo tan importante como esto? Una mala experiencia en el punto de venta o al contratar un servicio, echa al traste todo lo que se haya invertido en I+D, distribución, marketing…

Hasta el momento, O.F.A.T. ha lanzado 60 tonos súper pigmentados, que se presentan en unos envases cuyo diseño resulta especialmente cómodo para el manicuro.

Los esmaltes se producen en Francia y tanto el proceso como los ingredientes que emplean permiten hablar de O.F.A.T como una marca socialmente responsable.

Este espíritu lo refrendan también las donaciones que hacen a Polished Girlz. Este proyecto lo inició una niña de 10 años para hacer la manicura a otras chicas hospitalizadas por enfermedades largas.

La iniciativa, que aspiraba a entretener y animar a las niñas enfermas tiene ahora, cuatro años después, cientos de voluntarias por todo Estados Unidos.


Alanna Wall en su reciente visita al programa de Ellen Degeneres, donde recibió una donación de CoverGirl.

En Mil Caprichos nos ha resultado un proyecto súper inspirador y, aunque sabemos que «tu mano derecha no debe saber qué hace la izquierda», os contamos que tenemos preparado un paquetito con algunos esmaltes para enviárselo a final de semana (queremos recoger otros cuantos entre nuestras amigas).

Si os animáis a donar a Polished Girlz esmaltes u otros productos de manicura la dirección es:

Polished Girlz
PO Box 60293
Dayton, Ohio
45406

Volvemos con Only Fingers And Toes para centrarnos en dos aspectos que nos llaman especialmente la atención:

Cliente y experiencia son inseparables. Como hemos dicho, no se trata de una marca que vende esmaltes. O.F.A.T busca conectar y construir su relación con las clientas a través de la experiencia.


¿Veis en esta imagen algo que te lleve a pensar en O.F.A.T. como una marca que ofrece experiencias únicas? Todavía un paso más allá ¿distingues algún producto O.F.A.T.? No es una fotografía de oficial de la marca, pero no deja de ser curiosa la imagen de la marca que nos llega de un post sobre la experiencia de una manicura O.F.A.T.

Entienden que la calidad de los productos es lo mínimo que se le debe ofrecer al público. No creen que esa se una baza para diferenciarse.

La marca quiere ser una amiga en ese «Paint not to impress but to express». Por eso, apuestan por tener centros propios. También escogen socios de reconocido prestigio por su servicio al cliente. Por ejemplo, Grace Belgravia, The Private Clinic Skin & Beauty o Morton’s Club.


Área de pedicura en el club Grace Belgravia.

Hasta la fecha hay un único Nail Spa de O.F.A.T (Londres). Cuentan con un corner (Nail Boutique) en Harvey Nichol’s y sólo en algunos centros de esta cadena se pueden comprar los esmaltes.


De nuevo os preguntamos ¿qué rasgos diferenciales podéis identificar en este espacio de manicura (Nail Boutique de O.F.A.T en Harvey Nichol’s Manchester)?

La estrategia es crecer en UK y fuera. La fundadora es americana y también ve en su país de origen una oportunidad de mercado. Oriente Medio es otro de los próximos territorios a conquistar por la marca.

India Martin desea una marca que vaya un paso por delante de sus clientes y procura materializarlo en ofertas como:

– The Colour Concierge: asesoramiento para escoger los colores que mejor van con el tono de piel.

– The Nail Remedy: una puesta a punto de la forma y largura de las uñas.

Seguro que hay muchos salones que ofrecen servicios de este tipo, pero tal vez les falte saber cómo contárselo al cliente o incluso redefinir algunos detalles para ajustarlo mejor a sus necesidades. Parece que en O.F.A.T. han sabido hacerlo y la marca va ganando fans (Instagram y Twitter son las redes que, por el momento, más utilizan).


Así se presenta el servicio de pedicura en Only Fingers + Toes Concept Nail Spa. ¿Qué os dice de la marca?, ¿consideráis que tiene algo que ver con lo que estáis leyendo?

Packaging. Estamos ante una marca que, desde el primer momento, marca diferencias con la competencia.

Más arriba hablábamos de la ruptura descarada de Drunk Elephant, mientras que O.F.A.T. apuesta por atribuirse valores de otros mercados y de otras categorías dentro del universo de la belleza.

Hemos apuntado también la aspiración de India Martin a que O.F.A.T sea identificada como una marca de cosmética, que conecte con los clientes por una propuesta de estilo de vida compartido.

Los productos de Only Fingers And Toes se presentan en unas cajas que, sin saber qué contienen, seguramente vincularíamos con cualquier producto antes que con esmaltes.

Hemos preguntado en nuestro entorno qué esperarían encontrar en cada caja y las respuestas han ido desde una caja de bombones o un perfume hasta un llavero e incluso una edición limitada de un CD.

¿Qué pensáis?, ¿os convence un packaging como éste? En Mil Caprichos nos tienta. Sin saber cómo resultaría la experiencia de una manicura O.F.A.T. sí tenemos claro que nos gustaría probarla. Ahora sólo nos falta un pequeño detalle: el billete a Londres.

Esta semana han sido sólo dos marcas, pero nos parece que no han estado nada mal. ¿Opinas lo mismo?, ¿con cuál te quedas?, ¿comprarías alguno de sus productos? Ya sabes que tú tienes la última palabra.

Si el post te ha gustado, ¡anímate a compartirlo!

 

También te puede interesar

1 Comentario

  • Reply
    Ines Rocha
    11/06/2014 at 10:49

    Hola chicas!!
    Me encanta la marca del elefante,me gustaria probar el aceite facial!!

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar