BEAUTY BRANDS WE LOVE (XLV)

“Por María Sánchez Zubizarreta”

¡Madre mía! Este es el primer Beauty Brands We Love (BBWL) desde julio. ¿Cómo hemos podido estar tanto tiempo sin escribir en esta sección que tanto os gusta (y nos gusta)? En fin, cosas de la vida… Para intentar recuperar un poco de aquel interés que teníais, os traemos dos firmas de lo más interesantes.

Vamos a tener un poco de maquillaje anti-aging y también veremos la evolución de una marca de agua. Vienen de Londres y de Amsterdam respectivamente. Sin duda, dos proyectos de lo más variados.

Como bien sabéis quienes nos seguís desde hace tiempo, en esta sección no hablamos de producto. Nos acercamos a las marcas porque nos llama la atención el concepto que las impulsa o sus estrategias de comunicación. También tienen cabida firmas que destacan por su packaging o por el perfil de sus impulsores.

Nos fijamos en los puntos de venta que tienen o con los que trabajan y, sin duda, en su forma de tratar al cliente.

En contadas ocasiones, hablaremos de marcas que lo tienen todo. El resto serán proyectos que, nos parece, van por buen camino. Tampoco os extrañe que aparezcan nombres que tienen mucho por hacer; escribiremos sobre ellos porque vemos algo que les distingue de la competencia o que nos hace creer en su potencial.

Una vez refrescado el propósito de la sección, vamos con las dos firmas de esta semana.

¡Disfrutadlas!

STUDIO 10

Studio 10 es una firma británica se describe como “Place for anti-aging and 10 years younger beauty”.

Con semejante presentación, queda claro que están apuntando directamente a un perfil: mujeres a quienes atrae un maquillaje que mitigue los efectos de la edad y ayude a parecer más joven.

No se trata de una firma que tenga algunos productos antiedad, sino que toda su oferta es antiedad.

La elección de ser una marca anti-aging y prometer una imagen rejuvenecida coloca a Studio 10 en un punto de partida que segmenta al público de forma rotunda y marca el listón que la firma debe superar.

¿Por qué somos tan tajantes al decir que se marcan un listón muy exigente? Fijaos, ¡afirman que van a lograr que tengamos “10 years younger beauty”! Es más, en la web incluso aseguran que sus productos logran ese aspecto rejuvenecedor:

“Not with surgery or fillers, but with something that’s in every woman’s handbag – makeup!”

Comparan la eficacia de sus productos con la cirugía y otros tratamientos estéticos.

Está claro que, quien escoja Studio 10 va a exigir que, como mínimo, sus productos de maquillaje cumplan esas promesas.

¿Qué os lleva a comprar y, por lo tanto, que le exigís a un maquillaje? Pensad en las promesas que nos hacen las marcas. Unas hablan de color, otras proponen variedad, hay muchas que apelan al precio, están las que se presentan como las favoritas de las estrellas, etc.

Vosotros sabréis qué llama vuestra atención y, sobre todo, qué os lleva a escoger una u otra. 

La clave es que, una vez que escogemos, también exigimos.

Por ejemplo, si una marca propone variedad, le pediremos variedad. Si además nos da otras cosas, perfecto. Sin embargo, si resulta que no hacen muchos lanzamientos y no percibimos la abundancia de lanzamientos, nos darán bastante igual otros posibles atributos del producto.

Siempre hay excepciones, pero cuando alguien/algo no cumple con su promesa, el chasco pesa mucho.

Por eso, importa mucho la promesa de la marca. Más todavía cuando aseguran a sus clientes:

“Giving you the knowledge and know-how with pro techniques and insider tips, step-by-step videos and at home masterclasses.”

Esta frase “com-promete” a la marca como una aliada, la percibimos como una fuente de soluciones que, si es necesario, pueden ser personalizadas. ¿Entendéis lo mismo?

Studio 10 busca, como primer público, a mujeres en sus treinta y tantos, preocupadas por esos efectos más visibles que la edad va marcando en el rostro. Esta mujer no maneja las herramientas de maquillaje con comodidad y valora la ayuda de las marcas.


Imagen vía I Heart Beauty.

Podemos imaginar una profesional sin demasiado tiempo para andar retocándose y que en el maquillaje busca un aliado para toda la jornada. Esa mujer sabe que un producto así no es barato, y espera que cumpla las expectativas.

Con esa imagen de Studio 10 y de la clienta tipo en mente, nos llama la atención:

PROMESA: Más arriba hemos hablado de que la marca, además de vender productos eficaces, promete ayudar a sus clientes proporcionándoles tutoriales, trucos, información, técnicas y sesiones en casa.

La propuesta es atractiva y, de nuevo, exigente. La marca se obliga a cumplir con lo prometido y, por eso, en la web encontramos:

1. En la página de cada producto incluyen un breve vídeo tipo tutorial. Esos vídeos también están disponibles en la sección Videos de la web y en Youtube. Compartimos, como ejemplo, este de “Radiant Complexion” (acompaña al Youth Lift Glow-Plexion).

Nos parece que la intención de Studio 10 es buena, pero el vídeo se nos queda corto.

En nuestro caso, que seríamos parte de ese target inexperto, exigiríamos algo más. Los vídeos que acompañan al producto nos parecen una especie de aperitivo, queremos el resto.

Entendemos que si los profesionales de Studio 10 son expertos y quieren ser útiles, tienen que darnos más. ¿Qué pensáis?

Nos lanzamos a buscar y sólo han colgado 13 mini vídeos (dos son más completos). Vale que la marca sólo tiene un año, pero las primeras impresiones son definitivas. Además, el último que colgaron es de hace cuatro meses…

¿Creéis que nos pasamos si os decimos que una marca que nos había parecido interesante estaba perdiendo peso?

2. Comparten información que, en ocasiones, puede ser muy útil para el público y para fortalecer la posición de autoridad a la que aspiran como marca.


Un ejemplo de contenido de interés para el público objetivo que compartieron. Más información en The Anti-ageing Show.

El problema es que la limitan a sus redes sociales y pierden la oportunidad de enriquecer la web. ¿A qué nos referimos?

Por ejemplo, en el menú principal podéis ver las secciones de Press y el blog “Just Saying”. Al colocar estos apartados en una posición privilegiada (cualquiera que entre en la web va a buscar qué información hay en el menú), la marca está otorgándoles una relevancia máxima, y así lo va a juzgar quien pinche en los links.

La cuestión es que en esas secciones no hay un contenido que obligue a volver a visitar la página, no se percibe que la web esté viva. Entonces ¿por qué les dan tanta importancia? La verdad es que, cuando las visitas, la sensación es más bien de “¿esto es todo?” 

Este punto es especialmente llamativo cuando su web es además, su plataforma principal de venta. Parecería más acertado que, además de cuidar las redes sociales, nutrieran la sección de prensa y el blog para que el público las percibiera como una atracción y un motivo para volver.

3. La web de Studio 10 da pie a interpretar erróneamente uno de los servicios que ofrecen Se trata de las “At home masterclasses”.

Si entréis a la web por “About Us”, podéis leer esta frase que ya hemos mencionado antes:

“Giving you the knowledge and know-how with pro techniques and insider tips, step-by-step videos and at home masterclasses.”

En Mil Caprichos, al leerlo hemos tenido la sensación de que esas “clases a domicilio” entran dentro de las cosas que la marca DA, y dar no no es lo mismo que vender

Hemos entendido las masterclasses son como los vídeos, los trucos o el resto de información que comparten como un servicio añadido. 

Sin embargo, si uno entra a la web por la e-shop ve que las “at home masterclasses” son un servicio que se contrata y que tiene un precio, 260€. Esto es VENDER, y no es lo mismo que dar.


Grace Fodor, fundadora de Studio 10 durante una sesión de presentación de la marca. Imagen vía Clareforde.

No creías que somos ingenuos con lo de las clases gratuitas. Es lógico pagar por sesiones de maquillaje personalizadas y no nos extraña el precio que Studio 10 marca. Es más, es un producto que, si es excelente, se convierte en una forma de promoción muy valiosa (boca a boca) y un imán para fidelizar clientes.

Por otro lado, es algo más que común que las marcas ofrezcan clases gratuitas como un servicio añadido para sus clientes. Es más, las marcas más inteligentes son las que están adelantándose a variar su forma de relacionarse con el público.

Hay muchos formatos para hacerlo y seguro que más de una habéis participado. Son muy populares entre el público y para las marcas, entre otras cosas, son también una herramienta para informarse sobre su público y promocionar productos.

La cuestión es:

       a) Si entras por la primera vía (About us) y entiendes que las clases son algo que la marca DA, se te queda cara de tonto al ver después que hay que pagar 260€.

       b) Si entras por la e-shop y luego descubres que la marca lo incluye entre sus formas de ayudar a los clientes, piensas “¿de qué van?”

¿Nos seguís o estamos siendo demasiado exigentes con Studio 10?

Tal vez os parezca algo pequeño. Puede que sean pocas las personas que tengan esa mala experiencia. Puede que sea sólo una. No importa; esa persona cuenta.

Para la marca también es algo muy importante porque tiene que ver con quiénes son.

¿La solución? Puede ser tan sencilla como retocar la redacción del texto, pero también puede convertirse en una oportunidad para repensar qué se está prometiendo al público.

REDES SOCIALES: Crean buenas conexiones entre Twitter e Instagram, y entre Twitter y Facebook.

Con esta forma de compartir la información consiguen que la percepción de la imagen de la marca se magnifique. Los impactos llegan desde diferentes medios y el mensaje se antoja más potente.


Cuando entramos en la cuenta de una marca, todo lo que se nos cuenta responde a un propósito. Esto no es algo malo, pero saberlo nos ayuda a ser más críticos y mejores clientes.

Conviene preguntarse a qué propósito sirve el modo de comunicar de Studio 10. La marca tiene que tener claro qué busca en cada plataforma online y cómo va a conseguirlo. 

¿Qué creéis que tiene que contar una marca que promete ser “Place for anti-aging and 10 years younger beauty”?

Por aquí pensamos en mucha formación, ejemplos, inspiración…

IDENTIDAD: Hay dos rasgos que descubrimos de Studio 10 y que, hasta el momento, la firma ha desaprovechado:

1. Se presentan como Cruelty Free y, además, se preocupan por tener un apartado específico sobre los ingredientes de sus productos. Sin embargo, casi no hay contenido sobre estos temas en la web ni en las redes sociales.

Es un contenido al que se podría sacar partido, pero permanece estático. Casi diríamos que escondido.

2. Dentro de la sección sobre identidad de la marca, resaltan el apoyo a la campaña Models of Diveresity.

La iniciativa Models of Diversity busca “ampliar horizontes” en la concepción de la belleza que las marcas y los medios venden. Promueven que la belleza no está en la perfección y es un proyecto vivo y activo.

La diversidad en el concepto de “belleza comercial” es una cuestión candente que ha aparecido ya en el blog y también en nuestro muro (¡seguidnos!). Es más, muchas mujeres han ido tomando conciencia de esta realidad y le prestan atención. ¿Pensáis que el target de Studio 10 le da importancia?

En Mil Caprichos, creemos que sí. Por eso, nos choca que en la web de la marca la información sea tan escasa y no haya imágenes ni conexión con la campaña. Es más, el apoyo a Models of diversity está incluido en la sección que presenta Studio 10 al mundo, pero luego queda como un verso suelto. No se percibe la implicación que esa visión de la belleza tiene en la marca.

En Instagram, suelen compartir imágenes o referencias a esa diversidad de edad, talla, color… La pena es que, como no hay más contenido sólido que explique qué se propone, resulta algo un tanto hueco.

Sobre esta cuestión os lanzaos  otra pregunta:

¿Creéis que la modelo que protagoniza los vídeos es una Model of diversity? En Mil Caprichos no sabemos la respuesta.

Creemos que si lo fuera deberían contarlo. Hoy por hoy, hace falta concienciación y además sería un ejemplo visible del compromiso de la marca. Si resulta que no es una Model of diversity la pregunta pertinente sería ¿por qué?

Nos encantaría sentarnos con el equipo de Studio 10 porque en todas las cosas que hemos comentado hay potencial para sacar brillo a una marca que, en su primer año, ha logrado buenas críticas de sus productos y ha logrado una visibilidad positiva entre los bloggers. En lo que a nosotros concierne, la marca tiene una imagen con potencial (y contenido para nutrirla) y un nicho de público sensible a su propuesta. Un buen punto de partida. 

¿Qué decís vosotros?

MARIE STELLA MARIS

Vender agua, lanzar una línea de productos de belleza, abrir una tienda-café y hacerlo todo con un fondo de responsabilidad social es posible. Lo demuestra Marie Stella Maris, una marca holandesa fundada en 2011.

Por si no ha quedado muy claro, Marie Stella Maris es:

Una marca de agua embotellada.


Imagen vía Seven Days of Feedback.

– Con una línea de productos de cuidado personal.

Con sus propios puntos de venta (más que tiendas al uso).


Imagen vía Retail Design Blog.

Lo más interesante de Marie Stella Maris, al menos para nosotros, es que todas esas actividades están impulsadas por un rotundo deseo de contribuir a mejorar el mundo.

En concreto, desean aportar su granito de arena para lograr:

“Access to clean and safe drinking water for everyone, everywhere.”

Este objetivo se inspira en la Resolución 64/292 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que reconoce:

“El derecho al agua potable y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos”. 

Aspirar a que un derecho elemental llegue a todas las personas es un propósito más que loable, pero existe un debate sobre el motivo que impulsa a las marcas a proponerse esos retos.

Para muchos, el concepto “compra uno de nuestros productos y estarás contribuyendo a mejorar la situación de otras personas” es más que cuestionable.

No vamos a entrar en juicios sobre la compatibilidad de los fines comerciales con la responsabilidad social. Es un tema que se debate desde hace tiempo, aunque ahora con más intensidad debido a la proliferación de compañías que proponen el “Buy one, Give One” (un par de recursos recientes sobre el tema en New Yorker y Forbes).


Vía Africa Interactive.

En Mil Caprichos, entendemos que Marie Stella Maris forma parte de la infinidad de proyectos actuales que no se conciben sin una dimensión social. Creemos sinceramente que los emprendedores que de esas compañías no las habrían lanzado sin esa impronta, un tanto soñadora, de contribuir a mejorar el mundo.

¿Están un poco locos? Quizá…

Al fin y al cabo, ¿cómo se entiende, si no, que alguien se proponga conseguir que los 880 millones de personas que actualmente no disponen de agua potable puedan tenerla? Esta firma, como muchas otras, tiene un punto de locura y también mucho de trabajo estratégico.

Marie Stella Maris no podrá ayudar a esos 880 millones, pero desde 2011 han contribuido a que 10.000 personas dispongan de acceso a agua potable, número que esperan supere las 100.000 dentro de cinco años.

Un aspecto clave en una marca con ADN de responsabilidad social es la transparencia. Para garantizar, desde el principio, la separación entre los propósitos comerciales y la labor de cooperación crearon la Fundación Marie Stella Maris.

La institución gestiona los fondos obtenidos del porcentaje de cada venta y desarrolla proyectos en Uganda, Tanzania y Bangladesh.


En uno de los resúmenes “visuales” de 2014 que la marca ha compartido en sus plataformas sociales, se incluyen algunos proyectos de Fundación Marie Stella Maris. Aqua for All es una de las organizaciones con la que colaboran.

Si la marca os está resultando interesante, vamos con cada una de las tres dimensiones mencionadas:

VENDER AGUA: Su producto natural se vende en los sitios habituales (supermercados, restaurantes…). Además, merece la pena resaltar que algunas organizaciones o compañías, animados por el ADN de Marie Stella Maris, han apostado por comprar sus productos para consumo in-company.

Un punto muy interesante de la marca es que no está vinculada a ningún manantial (Solan de Cabras, Font Vella, Lanjarón, etc.). En Marie Stella Marie buscan recursos naturales en las zonas en las que van a comercializar el agua, adaptando sus procesos y distribución a ese entorno. Esto beneficia a la marca y al mercado local.

Las campañas para vender el agua siempre van con una propuesta de valores y estilos de vida. Aquí tenéis un magnífico ejemplo:


Por el momento, se dirigen al mercado nacional.

LANZAR UNA LÍNEA DE CUIDADO PERSONAL: En mayo de 2014, pusieron a la venta productos para el cabello, cuerpo y rostro. Después, han sumado otros para el hogar y algunos accesorios.

La expansión internacional de la marca ha comenzado con estos productos. Sin duda, buscan estar presentes también con el agua, pero eso exige ir un poco más lentos (hay que competir en un mercado dominado por las grandes marcas y en el que la distribución es clave).

La línea de cuidado personal les permite crecer de la mano de distribuidores pequeños y selectivos. Además, el estilo de la marca y su propuesta conectan con las inquietudes de un público que invierte en productos responsables.


Los precios son asequibles.

Poseen una imagen cuidada, que les permite posicionar sus productos “independientes” de la marca de agua. No se trata de renunciar a la propia identidad, sino de facilitar la expansión.

El crecimiento internacional que Marie Stella Maris busca con estos productos está directamente relacionado con lo que más arriba apuntábamos sobre el trabajo estratégico. 

La marca sabe que para lograr sus objetivos de crecimiento (100.000 personas para 2020) tienen que vender fuera de las fronteras holandesas.


Sentimos no poder indicar la fuente.

Veis que los productos de cuidado personal no rompen con la identidad de Marie Stella Maris, sino que su imagen está pensada para integrarse en la firma sin necesidad de mantener los códigos visuales que identificamos con las marcas de agua.

ABRIR TIENDAS: Los fundadores de Marie Stella Maris no conciben la marca sin sus propios puntos de venta. Este convencimiento responde, entre otras cuestiones, a su intención de concienciar sobre el consumo responsable y cambiar ciertos hábitos.

Por supuesto, para ellos el punto de venta es un lugar para vender, pero también es un espacio para la educación y para fomentar un estilo de vida (más abajo ponemos ejemplos).

Por eso, en Mil Caprichos no podemos dejar de subrayar el retail como uno de los tres puntos claves de Marie Stella Maris. Es verdaderamente importante para los objetivos de la marca.

En la pared de la primera tienda (Amsterdam) se puede leer la Resolución 64/292 de la Asamblea General de las Naciones Unidas que reconoce “el derecho al agua potable y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos”

Este espacio tiene una imagen que no pasa desapercibida. Deja clara la razón de ser de la Marie Stella Maris y está concebida para contagiar sus valores. ¿Cómo? Más que por los detalles, que también, es por la determinación de establecer con el público una relación que va más allá del momento de compra.

Por eso, en la flagship store hay un café en la planta baja.


Imagen vía Marie Monsieur.


Imagen vía Interiorator.

Ya hemos mencionado que, además de este local propio, tienen algunos distribuidores. Esto no es incompatible con su desvelo por gestionar directamente su presencia física. Al mismo tiempo que esperan crecer en socios, aspiran a abrir más tiendas Marie Stella Maris.

Desde luego, en Mil Caprichos, ese afán por el punto de venta nos parece una idea más que fantástica. Adoramos el retail en el sector belleza y, además, nos parece que lo que están haciendo tiene muy buena pinta.

El afán de la marca por concienciar sobre el consumo de agua responsable pasa por conectar con el público no sólo en el momento de compra. La conexión por afinidad en el estilo de vida es clave en esa labor educativa.

Por eso, crean espacios y organizan actividades que enganchan con su público potencial y que llevan el misión de la marca a entornos que poco tienen que ver con abrir una botella o ducharse.

Por ejemplo, organizaron la “Petit Parade”, un par de jornadas para el entretenimiento familiar. Podéis ver más información de este estilo en Facebook e Instagram

Después de todas las marcas que vemos y de los cientos de nuevos proyectos que se lanzan, podríamos estar saturados. Sin embargo, firmas como Marie Stella Maris dinamitan esa sensación. 

En Mil Caprichos, no dejamos de pasmarnos de todo lo que se descubre detrás de un simple tarro de crema.  ¿Os parece que tiene sentido esto que decimos?

Hasta aquí las dos marcas de este Beauty Brands We Love. Como os decíamos al principio, son dos universos totalmente diferentes y celebramos con vosotros que ambos hagan más interesante el universo de las firmas de belleza.

¿Creéis que aportan algo nuevo?, ¿os atraen sus propuestas?, ¿os recuerdan Studio 10 o Marie Stella Maris a otras marcas?, ¿cuáles?

Nos encantará saber qué pensáis.

Si te ha gustado el post, se generos@ y ¡compártelo!

*Imágenes: Aquellas cuya autoría no aparece indicada proceden de la web de las marcas.

También te puede interesar

6 Comentarios

  • Reply
    Ines Rocha
    28/01/2015 at 10:39

    Maravillada,no tengo palabras,me transportáis a este mundo de la belleza,de la mano de lo mejor del mercado.
    Impresionada…

  • Reply
    ángeles
    29/01/2015 at 09:36

    De Studio 10 me gusta que sean productos antiedad pero lo de cobrar por las clases me parece que va en su contra, porque yo una vez he ido a una de Sisley y sin quererlo me compré unos cuantos productos.
    En cuanto a Stella Maris me gusta todo de ella, los locales, los productos y sobre todo que contribuyen a una obra social.

  • Reply
    cosmetik.es
    31/01/2015 at 14:56

    Me alegro de que esteis de vuelta, como siempre me habéis descubierto firmas de cosmética nuevas muy interesantes.
    Bss

  • Reply
    MARÍA S. ZUBIZARRETA
    31/01/2015 at 21:07

    A las tres, gracias por los comentarios. Ángeles, sobre lo que tú dices: 100% de acuerdo. Las clases y el buen trato son un imán hacia la compra.

  • Reply
    Ph
    01/02/2015 at 23:34

    ¡Hola! Me ha encantado la entrada y el blog en general 🙂 Yo también doy algunos consejillos de maquillaje, Si quieres pásate por mi blog y echa un vistazo rápido. Besos 😀

  • Reply
    MARÍA S. ZUBIZARRETA
    12/02/2015 at 22:50

    Ph, ¡gracias! Hemos visto que tu blog es muy jovencito, ¡ánimo!

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar