QUÉ REGALAR AL HOMBRE IMPERFECTO

La entrada se completa con varios álbumes que hemos creado en Facebook:

1. Álbum GUERLAIN ANTES DEL HOMBRE IDEAL.

2. Álbum LA IMAGEN Y LA CAMPAÑA PARA L’HOMME IDEAL.

3. Álbum EL HOMBRE IDEAL DEL HOMBRE IMPERFECTO.

Este post no tiene mucho que ver con los que escribo habitualmente, que hablan del universo belleza desde la perspectiva del marketing y la comunicación. Esta vez, me lanzo a contar mi experiencia* con un perfume y, sobre todo, a compartir algunas divagaciones que explican mi elección.

Hablo de L’Homme Ideal de Guerlain y de qué me lleva a proponer este perfume como regalo para obsequiar en el inminente día de San Valentín.

Llevaba tiempo queriendo dedicar un post a este perfume masculino de Guerlain, pero lo cierto es que no encontraba el momento ni el enfoque adecuados. Me ha costado, porque escribir sobre la perfección no es ninguna tontería…

El momento ha llegado a propósito de San Valentín.

Estamos a las puertas de «la festividad del amor» y, nos guste o no, la celebración se hace oír. El día de San Valentín se ha vinculado a tener que regalar.

No entro a debatir sobre este punto porque fastidiaría un post que, creo, tiene su puntito.

Mi opinión sobre la fecha no impide que proponga L’Homme Ideal como un obsequio más que apetecible para el próximo 14 de febrero. Así pues, este post os resultará más útil a quienes escojáis celebrar el día con un obsequio.

Los demás leedlo si os apetece conocernos un poco más y disfrutar con la campaña de Guerlain.


Guerlain creó una app para el lanzamiento del perfume. Esta ingeniosa herramienta ha sido empleada por más firmas ya que despierta el interés por el producto entre el público objetivo.

Me gusta el concepto que Guerlain creó para un perfume que está enfocado a público más joven que su target habitual**. Sin embargo, me cuesta ver que esos mismos hombres encuentren la propuesta de la marca tan divertida como la vemos nosotras. Guerlain propone:

«El hombre perfecto es un mito. Su perfume una realidad».

¡Y todas nos lanzamos a celebrarlo con un más que encantador Jon Kortajarena!

«El hombre perfecto es un mito. Su perfume una realidad».
1. Sí y no.
Sí para nosotras, que lo entendemos como un mensaje divertido, diferente a lo habitual en la publicidad de perfumes masculinos y, sobre todo, muy despejante. Asumir con humor que el hombre perfecto no existe evita muchos quebraderos de cabeza.»El hombre perfecto es un mito. Su perfume una realidad».

2. Sí y no.

No tanto para ellos. Al menos, en un primer momento.No porque, por mucho que los hombres se autopromocionen, todos tienen su corazoncito y Kortajarena es un rival de nivel. Ellos también tienen sus inseguridades, aunque las disfracen.

«El hombre perfecto es un mito. Su perfume una realidad».

3. Sí y no.Sí para ellos cuando se paran a mirar el producto. Flipan con el packaging, se identifican con el frasco, conectan con el aroma y… sienten que ese perfume puede ser el socio perfecto.

Sí y no. ¿Opiniones a favor o en contra?

Volvamos con el proceso que me ha llevado a descubrir que San Valentín es el momento ideal para regalar L’Homme Ideal.

Como os decía, llevaba tiempo con diversas ideas apuntadas para un post sobre el perfume, pero el texto no terminaban de cuajar.

Pensadlo:

«L’Homme Ideal. El hombre perfecto es un mito. Su perfume una realidad».

Un hombre puede comprarse un concepto como éste. El autobombo es una práctica común y lícita. L’Homme Ideal sería, desde ese punto de vista, un galón de oro que luciría en el día a día.

Desde Guerlain nos cuentan, con una buena dosis de ironía, cómo se ve a sí mismo ese hombre que se tiene por ideal:

«Piensa bien, rápido y, ante todo, más que los otros».

«Una belleza evidente, que salta a la vista».

«Por su fuerza, desde que era estudiante de secundaria le apodaban El gladiador».

Lo repetimos: un hombre sí puede regalarse un perfume que le lleva a reconocerse en estos términos.

La gran pregunta es:

¿Puedes regalárselo tú?

¿Cómo se lo tomará? Tienes que conocer bien al agasajado para evitar confusiones. Es más, conviene tener claro el motivo que te lleva a regalar algo que desdice la existencia de un hombre ideal.

En serio,  creemos que explicarle por qué has escogido el perfume L’Homme Ideal como regalo de San Valentín:

– Hará que el momento sea mucho mejor.

– Dejará hecho migajas a ese hombre ideal representado por Jon Kortajarena, reforzando así la autoestima del protagonista.

– Hará del perfume tu perfecto aliado para el juego de la seducción.

A estas tres conclusiones he llegado después de una reflexión «metafísica», que empezó hace un par de semanas cuando encontré un cómic de mi infancia.

A partir de aquí todo es irónico, como la campaña de Guerlain.

Encontré el cómic en una caja de recuerdos de infancia que daba por perdida. Estaba repleta de sorpresas y el librito con las aventuras de D’Artacán fue el premio gordo.

Os preguntaréis qué tiene que ver un perro de dibujos animados con L’Homme Ideal.

No penséis que se me ha ido la olla, tiene todo su sentido. D’Artacan era, a mis seis años, lo más parecido al hombre ideal.

Era lo máximo. Podía con los malos, era caballeroso, vestía impecable, París era el lugar de sus sueños… ¿Quién podía pedir más?

Imagino que Jung quedaría desilusionado con mis declaraciones. Si bien el complejo de Electra no me marcó, D’Artacán sí determinó mis experiencias futuras. ¿Era aquel perrito el hombre perfecto?

Imposible de entender para el mundo. Posible para mi.

Fue mi primer hombre imperfecto.

Por cierto, años después leí la obra original de Dumas. El auténtico D’Artagnan no aceleró mi pulso, aunque el mismo autor estuvo a punto de lograrlo con Edmundo Dantés.

Unos años después, L’Homme Ideal llegó en verano. Sí, el típico amor de verano. Fue Miguel Delibes.

La culpa la tuvo su Señora de rojo sobre fondo gris.

La leí del tirón, y la releí dos veces más ese mismo verano.

En la obra de ficción (sinopsis en la Casa del libro):

«un prestigioso pintor desgrana ante su hija sus recuerdos más íntimos en un monólogo que es a la vez un homenaje y un exorcismo del dolor que siente por la muerte prematura de su esposa, Ana, una mujer que con su sola presencia aligeraba la pesadumbre de vivir«.

En realidad, Delibes escribió sobre su propia esposa, Ángeles Castro, con la que había estado casado 30 años y había tenido siete hijos.


Retrato de Ángeles Castro, esposa de Miguel Delibes.

Delibes se convirtió en mi hombre ideal por lo autobiográfico de la obra.

Así lo contaba una de sus nietas:

«En 1991, se sintió capaz de rendirle un homenaje literario y escribió Mujer de rojo sobre fondo gris, un libro cuyo título reproduce el de un retrato hecho a su esposa por el pintor Eduardo García Benito.

No era Ángeles la que aparecía en la novela, sino Ana…, pero no engañó a ningún crítico: era su historia. De nada sirvió que guardase debajo de la cama el lienzo para despistar. Demasiado evidente».

En el discurso de ingreso en la Real Academia Española, el propio Delibes dijo refiriéndose a su mujer:

«Soy consciente de que con su desaparición ha muerto la mejor mitad de mí mismo”.

El pintor de la ficción literaria contaba a su hija detalles de la vida cotidiana con su esposa, y revelaba un amor lleno de imperfecciones que sólo puedo definir como perfecto.

Si bien dudo que haya muchas más mujeres para quienes D’Artacán fuera el hombre ideal, estoy segura de que para Miguel Delibes podría formar un club de fans.

¿Mi problema? Este prodigioso escritor era un septuagenario enamorado por siempre de su difunta esposa y vivía retirado en su casa del campo.

Mi segundo hombre imperfecto.

Antes de encontrar mi siguiente hombre ideal, hubo diversas tentaciones, pero se quedaban en aspirantes. Les faltaba la enjundia que exigía mi madurez.

Entonces llegó el vizconde de Valmont. ¿Alguna fan? Lo dudo.

Valmont era uno de los personajes clave en Les Liaisons Dangereuses, obra de Choderlos de Laclos que se publicó en 1782. Más de 170 cartas cruzadas entre diferentes personajes servían para contar una historia de ficción que bien pudo ser cierta.

Tomo la sinopsis que ofrecen desde Tusquets para que tengáis una referencia sobre el mundo en el que se movía mi querido vizconde de Valmont:

««Las amistades peligrosas es el relato de una intriga» (Andre Malraux). Si por intriga se entiende la posibilidad de influir sobre los hombres utilizando sus pasiones, o sea sus debilidades, tenemos sin duda entre las manos una de las más notables novelas de intriga, pues de lo que se trata aquí es exclusivamente de pasiones y de las maniobras a las que se entregan, con extrema astucia, lucidez y cinismo, los protagonistas para alimentar y controlar en todo momento el juego de la seducción, del deseo sexual y de la vanidad. Algo en este juego, en principio sometido a los rigores de la inteligencia y del conocimiento, escapa, sin embargo, a su gobierno: esa sombra de fatalidad que late en todas sus jugadas no es otra que el erotismo. Un erotismo que nace de y en la coacción de las leyes del propio juego».

Supe de la obra de Pierre Choderlos de Laclos por el cine. A finales de los 80 se habían estrenado, casi a la vez, de dos versiones de Les Liaisons Dangereuses. No las vi en aquel momento porque eran del todo inapropiadas para mi edad, aunque reconozco que tampoco esperé a los (entonces) exigidos 18 para interesarme por la historia.

Tuve a bien leer la novela antes de lanzarme con las películas. Pensé que sería más acertado. Lo cierto es que me faltaba madurez, también literaria, para entender aquellas líneas. Sin embargo, Valmont me fascinó.

Embriagada por una especie de «todo por conocer a este hombre ideal» me hice con las dos películas y me marqué una sesión continua.

«Las amistades peligrosas» de Stephn Frears, 1988. Basada en una obra de teatro (Christopher Hampton) que, a su vez, adaptaba la novela de Choderlos de Laclos.

«Valmont» de Milos Forman, 1989. Inspirada directamente en la novela de Choderlos de Laclos.

No soy capaz de comparar las películas, cada una tiene su personalidad y, en su estilo, ayudan a visualizar el universo de la novela. Cada filme contribuye a completar el personaje de Valmont.

Para mi, el Valmont de la novela (también lo reflejan bastante fielmente las películas) se convirtió en un auténtico hombre imperfecto.

(Spoiler)
El vizconde es un perverso insaciable, un manipulador nato. No tiene límites para lograr sus objetivos de seducción. Persigue a sus presas, las disfruta y abandona sus restos sin pararse a mirar atrás.

Al mismo tiempo, es un rastreador de tesoros. En sus víctimas busca algo más auténtico, más grande. No es consciente de ese anhelo hasta que experimenta el amor. Entonces llega el arrepentimiento, el afán de reparación y una muerte nada dulce.

Fallece tras batirse en duelo, piensa que su amada recibirá una carta donde él expone sus verdaderos sentimientos, pero los lectores sabemos que ella también muere sin haber recibido tales noticias.

Así se describe esa terrible realidad en una de las cartas que los personajes se intercambian tras la muerte de Valmont y de su amada, madame de Tourvel:

«Es una carta que he recibido de monsieur de Valmont, a quien place tomarme por confidente y aun por mediadora cerca de madame de Tourvel, para quien incluía una carta adjunta a la mía. He
devuelto una y respondido a la otra.

Mando a usted la última, y creo que juzgará, como yo, que no puedo ni debo hacer nada de lo que me pide. Y aún cuando hubiese querido, la desgraciada amiga no estaría en estado de oírme. Su delirio es continuo.

Pero, ¿qué diría usted de la desesperación del vizconde? ¿Será cierta o pretenderá engañar a todo el mundo hasta el fin? Si por esta vez es sincera, puede decir que ha hecho la dicha por sí mismo».

Valmont es un hombre tremendamente imperfecto y tiene una muerte perfecta. Su fallecimiento poco tiene que ver con los cuentos de hadas y con los finales dulzones.

Su infamia redimida y un final con espinas le convirtieron en mi tercer hombre ideal. El imperfecto definitivo. ¿Algún brazo en alto que secunde mi visión?

Hasta aquí ha llegado el repaso a los hombres imperfectos de mi vida. Hasta aquí la reflexión «metafísica» que me lleva a recomendar el L’Homme Ideal como regalo de San Valentín.

Más arriba, al hablar de L’Homme Ideal como un buen regalo para San Valentín, decíamos que conviene tener claro por qué se regala un perfume que niega la existencia del hombre ideal.

Afirmábamos que tenerlo claro, y contárselo al imperfecto en cuestión, mejorará notablemente el obsequio (¿os acordáis de los tres «beneficios» que mencionábamos?).

La búsqueda de ese hombre ideal me ha permitido comprobar que la realidad imperfecta es mucho mejor que la perfección a secas.

Si habéis seguido conmigo este repaso a los hombres imperfectos de mi vida, entenderéis por qué mi auténtico L’Homme Ideal:

– Me llevó a París sin tener que sugerírselo y quiere que tengamos cuatro… perros.

– Me adora siempre; y le encanta «sorprender, dar sorpresas y recibirlas» siempre que no está en uno de sus ratos de lectura.

Practica esgrima y sólo se comunica por carta. Suena rarito, pero lo compensa con su forma de pedir perdón cuando mete la pata; se lo curra al máximo.


Imagen vía Bellachique.

 

¿Creéis que ha merecido la pena hacer este ejercicio de introspección? Por aquí nos parece que sí. Nos lo hemos pasado muy bien y, además, ahora sabemos que L’Homme Ideal es el regalo perfecto para nuestro querido imperfecto. ¿Qué pensáis?

Puede parecer que hemos querido convertir un concepto publicitario y la fiesta de San Valentín en algo de alto contenido filosófico; nada más lejos de nuestra intención. Estas líneas sólo buscan compartir una experiencia y, de paso, animar el ambiente para que os riáis un poco de quienes hacemos Mil Caprichos.

Por otro lado, si os planteáis el concepto de El hombre ideal como lo hemos hecho en este post, seguro que descubriréis matices fantásticos sobre la persona a la amáis.

¿Coincidís con nosotros en que lo que acabáis de leer hay bastante de humor? Lo mismo ha hecho la firma francesa para construir el concepto de L’Homme Ideal.

Guerlain nos propone en su campaña a un hombre casi ridículo, pero fácil de trasladar a la realidad. Un hombre que es todo menos el ideal. Es el hombre imperfecto descrito en tono de humor:

– L’Homme Ideal en bici (nuestro favorito).

– L’Homme Ideal deportista.

– L’Homme Ideal se declara.

– L’Homme ideal adaptado al público español.


Guerlain lanzó una campaña de comunicación global que han sabido adaptar a los públicos locales para hacer más cercana y divertida la conexión entre el público objetivo y el perfume.

¿Os reconocéis en alguna de las tres situaciones?, ¿habéis asentido con alguno de los vídeos. Imaginamos que sí. De todos modos, aquí os dejamos más ejemplos (trabajadorencantadorbuen amante) que servirán para que las más escépticas constatéis que el hombre perfecto es del todo imperfecto.

¿Os parece ahora que el perfume de Guerlain puede ser el regalo perfecto para celebrar San Valentín con vuestro chico imperfecto?

L’Homme Ideal celebra las imperfecciones de ese hombre que tienes a tu lado porque esos rasgos le hacen perfecto para ti.

Mientras preparaba el post me venían preguntas tipo:

– ¿Por qué no le sorprendo con una cartera?

– ¿Cómo le voy a regalar un libro si es tirar piedras contra mi propio tejado?

– ¿Qué dicen de nosotros unos gemelos?

– No esperará una fotografía firmada de Kate Moss ¿verdad?

– ¿En serio mi prima va a regalarle un pijama a su novio?

Tal vez alguno de esos objetos pueda tener un significado personal, pero ¿puede convertirse cualquiera de ellos en una oportunidad para pensar y demostrar por qué amamos a alguien?

Realmente, al agasajar con este perfume al hombre imperfecto que tenemos a nuestro lado, le estamos diciendo «No necesito ni quiero que seas perfecto» porque sabemos…

… que ese punto lo pone L’Homme Ideal.

Todavía le vemos un beneficio más al perfume de Guerlain como regalo, y es que el aroma de L’Homme Ideal nos permitirá que el espíritu del 14 de febrero perdure (al menos hasta que no quede ni una gota en el frasco). ¿Sonreís? Nosotros sí.

Ya sólo queda una pregunta en el tintero: ¿qué te regalará él?

Es más que probable que no te componga una canción romántica. Al fin y al cabo, ¿cuántos hombres conoces que sean capaces de conseguir que «All of me loves all of you» hilvane con «even when I lose I’m winning»?

Él no será John Legend, pero encontrará el modo de decirte que ama todas tus «perfect imperfections».

Él es tu hombre imperfecto y, además, a partir del 14 de febrero, va a oler mejor que ideal.

Nos encantará saber qué pensáis sobre nuestra propuesta y sobre L’Homme Ideal si es que la habéis probado.

Si te ha gustado el post, se generos@ y ¡compártelo!

*Kitty es la experta experiencias y valoraciones de producto.

** El tema del público objetivo de este perfume y otros aspectos sobre le producto los puedes conocer en los álbumes que hemos creado para L’Homme Ideal en Facebook:

1. Álbum GUERLAIN ANTES DEL HOMBRE IDEAL.

2. Álbum LA IMAGEN Y LA CAMPAÑA PARA L’HOMME IDEAL.

3. Álbum EL HOMBRE IDEAL DEL HOMBRE IMPERFECTO.

***Aquellas imágenes cuya autoría no indicamos proceden de la web de la marca.

También te puede interesar

8 Comentarios

  • Reply
    Cristina Santigosa Cebrián
    03/02/2015 at 09:28

    Eres genial!! Lo mejor es que yo he podido ver con mis propios ojos que es cierto lo de Valmont. Y me temo que te has dejado a Onegin…

  • Reply
    MARÍA S. ZUBIZARRETA
    03/02/2015 at 09:40

    Kitts, seguro que podíamos añadir otros cuantos nombres. Sin duda, te compro a Onegin. Gracias!!!

  • Reply
    Ines Rocha
    03/02/2015 at 10:03

    Voy a comprar el perfume,el hombre ya llegara…

  • Reply
    MARÍA S. ZUBIZARRETA
    03/02/2015 at 10:08

    Jejeje. Inés, en cuanto te vea comprando el perfume se dirá "esa es mi mujer ideal.
    ¡Gracias por seguirnos con tanto cariño!

  • Reply
    ángeles
    05/02/2015 at 10:15

    Que buen relato has hecho, que razonado, me ha encantado. Yo nunca regalo nada en esas fechas, pero desde luego que nadie tiene un hombre ideal, pero sí deseamos que sea una persona generosa y cariñosa, a mi con eso me vale.

  • Reply
    MARÍA S. ZUBIZARRETA
    11/02/2015 at 11:06

    Ángeles, bien dicho. Generoso, cariñoso ¡y con unas gotitas de perfume! Gracias por seguirnos.

  • Reply
    Sofia
    01/03/2015 at 00:43

    jaja, me ha gustado leer este post! Mi pareja tiene este perfume y tengo que decir que huele muy bien. Utiliza varios, aunque los otros que tiene son perfumes de imitación de Venganza by Alma, y lo cierto es que huelen también muy bien.

  • Reply
    MARÍA S. ZUBIZARRETA
    15/03/2015 at 17:48

    Gracias, Sofía!!

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar