SOBRE MADRES Y RUTINAS

Si hace algunos años me llegan a preguntar qué me parece la rutina mi respuesta hubiera sido, muy probablemente, muy distinta de la que puedo dar hoy. Las rutinas que en la adolescencia te parecen aburridas y de mal gusto, se tornan agradables con la maternidad. Cuando el número de hijos aumenta, el trabajo no decrece y la casa te quiere comer, tener rutinas bien establecidas te cambia la vida… ¡a mejor! Saber que todos los días son aparentemente iguales te ayuda a organizarte. Mi vida es casi igual todos los días, hago siempre lo mismo, pero en realidad todos los días son distintos. Hay un orden establecido que se rompe poco entre semana y los fines de semana hay un orden desordenado. Grito todos los días. Podría decir que soy una de esas mujeres que forman el club de malasmadres pero como hago croquetas, me parece que quedo excluida. Tengo poco tiempo para mi misma y a veces me quejo mucho por este punto. Hoy, día de la madre, me han regalado tiempo. Tiempo sola para poder escribir en Mil Caprichos. Fíjate qué cosa tan tonta. Tiempo para dedicar a mi capricho preferido: Escribir aquí. Mi santo marido y mis tres bestias prometen que todos los domingos serán el día de la madre… ¿Lo conseguiremos?

¿De qué habla una madre el día en que le dejan escribir? Pues hoy quiero contar una de mis rutinas favoritas. Podría decir que mi momento favorito es aquel en el que estoy con mis hijos jugando y riendo entre nubes de algodón. Señoras… adoro a mi hijos. Son un regalo impresionante que me ha dado el cielo pero… oigan… que una es humana. A veces necesitas SILENCIO y no nos engañemos… hay poco silencio en mi casa y disfrutar de una ducha sola y en silencio es, a día de hoy, el no va más así que esa es una de mis rutinas favoritas, de hecho, si se trata de tiempo para uno mismo, ese es mi momento favorito (aunque algún hijo aporree la puerta). Duchas cortas, muy cortas, pero revitalizantes. Hoy te cuento qué me ayuda a que esas duchas sean maravillosas a pesar de no durar ni siquiera los reglamentarios 5 minutos:


Lavar el pelo: Todos los días me lavo el pelo. Se que no es lo ideal pero en verano me corté el pelo muy corto y lo he mantenido porque me resulta muy cómodo. Casi no tengo ni que peinarme pero a cambio de no usar el secador utilizo productos que sean muy respetuosos con el cabello y el cuero cabelludo. Desde hace algún tiempo utilizo una línea de champú, acondicionador y mascarilla sin parabenos. Se trata de la línea Elements de Wella Professionals. Al principio no noté mucha diferencia respecto a otros tratamientos salvo que el pelo después del acondicionador no estaba resvaladizo al tacto. Con el tiempo he notado que el cabello está más suave y brillante. Utilizo muy poca cantidad de producto porque cunde mucho, como todos los productos profesionales, así que además de que me funciona, me gusta porque dura. Mi producto favorito de esta línea es la mascarilla, especialmente el día en que me hago el tinte, porque noto una diferencia notable en la textura y el brillo del cabello.


Mi segundo paso es el gel de ducha: Mientras el acondicionador hace efecto utilizo un gel de ducha de farmacia que es realmente económico. Un gel de ducha en tamaño grande que encuentro con distintos ingredientes y olores. Se trata de Interapothek. He utilizado el gel con proteínas de leche, el de centella asiática y el spa thermal. Los tres me gustan pero mi olor favorito es el del spa Thermal porque es refrescante. Ninguno de ellos me ha resecado la piel. Esta marca tiene también champús, cremas hidratatantes y muchas más cosas. Tienen una línea sin parabenos, sin fenoxietanol y sin colorantes para pieles sensibles que tiene muy buena pinta. La probaré cuando termine lo que tengo ahora.


Hidratación y tratamiento: Hidratar la piel del cuerpo a diario es un reto y aunque no lo consigo todos los días, lo intento (Como diría Yoda en la Guerra de las Galaxias, “hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”). Muchos días aplico el Huile Tonic de Clarins en la ducha. Es mi producto favorito de la marca con diferencia. Llevo años utilizandolo y me sigue gustando tantísimo como el primer día. He hablado muchas veces de él en Mil Caprichos así que si os interesa, bucead por el blog. Cuando consigo que mi hija no esté llorando tras la puerta del baño intentando entrar, aplico la hidtatante. Combino una hidratante corporal de La Prairie con un tratamiento embellecedor de Dior. Las dos cremas me encantan. La de La Prairie es l Skin Caviar Luxe Souffle Body Cream. Decir espectacular es quedarse corto. Si podéis probarla, alucinaréis. La de Dior es la Dior Svelte Body Desire y sirve para aportar firmeza, hidratación, tonificación y uniformidad a la piel. La utilizo especialmente en la tripa porque a pesar de que la pequeña tiene ya dos años, siempre que gano peso, lo acumulo en la tripa.


Quiero terminar mi post de hoy con ese extra que hace que la rutina no sea tan rutinaria. Una vez a la semana utilizo una exfoliante. La tengo metida en la ducha para no olvidarme y todos los días pienso que no me da tiempo pero después de utilizarla pienso que valen la pena esos dos minutos extras en la ducha. Cellular Mineral Body Exfoliator de La Prairie es una pasada. Necesitas muy poco producto para que sea eficaz y deja la piel muy suave y luminosa. La utilizo sobre la piel mojada. En rodillas y codos tiene un efecto impresionante. Después de utilizarla, la crema hidratante penetra mucho mejor en la piel y notas diferencia en la textura y el aspecto de la piel. La zona del escote queda mucho más lisa y luminosa y las pequeñas imperfecciones se difuminan. Es, junto con la exfoliante de La Mer, mi favorita. Me diréis que no estoy hablando precisamente de una baratija, pero la diferencia no sólo está en el resultado sino en la aplicación. Cuando una exfoliante es eficaz sin necesidad de frotar la piel de forma agresiva y consigue dejar la piel impecable y no enrojecida, es porque vale la pena. Exfolias con suavidad, como si aplicaras un gel de ducha, y consigues un resultado espectacular.

Obviamente también utilizo crema de manos y de pies, también una exfoliante en los pies de Sephora que en realidad es para manos, y una exfoliante de manos de essie que me gusta porque es suave. Utilizo muchas más cosas cuando encuentro tiempo (pocas veces), pero estas están siempre entre los básicos.

¿Cuáles son tus rutinas de belleza favoritas? ¿Entre niños, casa y trabajo encuentras tiempo para ti? ¿Cuál sería el mejor regalo del día de la madre para ti?

Hasta aquí por hoy. Si te ha gustado… ¡sé generos@ y compártelo!

También te puede interesar

5 Comentarios

  • Reply
    Diary of a Teenager Lawyer
    03/05/2015 at 11:27

    Un post muy bonito 🙂
    Un besito

  • Reply
    Adaldrida
    03/05/2015 at 18:40

    Me ha fascinado el post.

  • Reply
    Ines Rocha
    04/05/2015 at 13:38

    …siempre,acercándonos maravillas..

  • Reply
    ángeles
    05/05/2015 at 11:22

    No soy madre pero llevo una agenda bastante apretada y tengo poquito tiempo libre. Soy perezosa para exfoliantes y mascarillas a pesar de lo bien que sientan a la piel y a propósito también hago croquetas porque me encantan.
    Excelente post, me ha encantado se ve que eres una mujer muy natural y con cierto sentido del humor, genial.

  • Reply
    Cristina Santigosa Cebrián
    12/05/2015 at 12:49

    Ángeles: Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que me lo paso bien pero voy corriendo todo el día!

    Inés, Adaldrida y "Diary of a Teenager": GRACIAS!!

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar