LOS NIÑOS DE LA CALLE

Los niños de la calle están ahí, aunque casi nadie parezca darse cuenta. Bueno, cuando les tiran de la manga con descaro para pedir unas monedas entonces sí les miran, que no es lo mismo que ver. Casi nadie les ve.

Y los niños de la calle siguen ahí.

Este es un blog de belleza, pero quienes nos seguís sabéis que nos gusta hablar de personas. Por eso, Kitty quiere que os cuente una historia y yo lo hago, no sin cierto pudor. Os la copio tal y como se la escribí a Kitty al poco de que me pasara.

Le mandé el siguiente texto por email y en el asunto escribí «Lección». Adjunté la imagen que veis en la cabecera.

Niños que ves en la esquina. Pidiendo, estirando de las mangas, tratando de vender unos paraguas cutres…
Lluvia a ratos y mucha humedad.
Pienso “dinero no les voy a dar porque es para las mafias”.
La más mayor y el niño se van.
Yo también decido irme.

100 metros más adelante, me doy la vuelta.
Ha aparecido otra niña y está un poco separada del resto.
Le pregunto si quiere comer algo. Duda. Se lo explico con gestos.
Me dice que sí, pero sin entusiasmo. No creo que le falten ganas, pero me temo que no espera nada de nadie.

Voy a McDonalds y pido 6 Happy Meals. La dependienta me mira con cara, ¿va a ser capaz de comerse los seis? Por cierto, la chica ha resultado un encanto. Me he olvidado el móvil en el mostrador y ha venido detrás corriendo para dármelo. (Tal vez pienses que los Happy Meals son una frivolidad. Tal vez, pero pienso en la emoción de los niños con los que he ido a McDonalds. No falla, siempre hay emoción. Pienso que, además de un poco de calor, la comida les puede evadir un poco de la realidad que les toca).

Salgo a la calle con las bolsas. La niña está en el mismo sitio y sus compañeros dando la chapa a la gente, que sigue pasando de ellos.

Me acerco y le explico que son para los 6. Me mira con cara de no sé qué me estás diciendo.
Le insisto para que llame a los otros. Se pone a gritar como una loca unos nombres que no soy capaz de repetir. Vienen.

niños calle visibles

Les enseño lo que hay en las bolsas y les digo que luego tienen que tirar los papeles dentro de la bolsa y no por el suelo. Saco mi diccionario de turco y busco basura. Rectifico inmediatamente y busco papelera, puede que el término basura les resulte un desagradable apelativo.

Al final, resulta que no saben leer, así que intento pronunciarlo. No sigo intentándolo.

Tampoco sé si son turcos.

Mira la foto, ¿ves a la de verde? Ya me había fijado que la pequeña, la de verde, era la más descarada. Agarra a la gente de la mano y se mueve como una ardilla de aquí para allá. Total que, no teniendo suficiente con la comida, empieza a tirarme de la manga pidiéndome que le compre un paraguas de los suyos.

Yo no le hago caso y sigo explicándoles qué hay dentro de la bolsa. Ella sigue insistiéndome.

Entonces, las otras (en la foto la de rosa y la de una especie de chaquetón) le dan un guantazo cada una, no agresivo, sino rotundo. Por los gestos entiendo que están intentando explicarle que les he llevado comida para todos y que no pida a más. A ella no le convence, pero se calla porque sabe que pueden venir guantazos de verdad.

Se acerca un furgón de la policía y se ponen tensos. Pita un par de veces, pero cuando ven que no tengo ningún problema con los niños se van.

Y KITTY, AQUÍ VIENE LA LECCIÓN.

La niña más mayor agarra las bolsas, se da la vuelta y se va. Ella hará el reparto.

No mira hacia atrás.

No me resulta raro; es cuestión de no mirar nunca atrás porque no deben tener motivos para hacerlo. Tampoco hacia adelante. Está claro que la bolsa lo es todo, el ahora, el ayer y el mañana.

Me doy la vuelta para irme. Noto que me tiran de la chaqueta. Son las dos niñas que antes le han llamado la atención a la pequeña.

Me sonríen mirándome a los ojos.

Al instante, se dan la vuelta y se van.

Para ellas sí ha habido un antes, un ahora y, quién sabe, tal vez un mañana.

Sucedió en Estambul el 24 de octubre de 2015.

También te puede interesar

3 Comentarios

  • Reply
    Inés
    03/11/2015 at 17:14

    Una verdadera pena…

  • Kitty Santigosa
    Reply
    Kitty Santigosa
    03/11/2015 at 22:05

    Gracias por publicarlo!!!

  • Reply
    angeles
    06/11/2015 at 14:50

    Que grande eres y que bien describes todas las situaciones.

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar