Lancôme e Isabella Rossellini, rectificar es de sabios

“Rectificar es de sabios”. Así resumimos en Mil Caprichos el anuncio de que Lancôme haya recuperado a Isabella Rossellini como embajadora de la marca.

La firma francesa lo ha anunciado con orgullo, y a nosotros nos parece digno de comentar.

Isabella vuelve a Lancôme y en Mil Caprichos nos gusta que la marca muestre cierto arrepentimiento y rectifique una decisión que tomó hace 22 años. Ahora que está de moda no arrepentirse de nada, la decisión resulta aire fresco, especialmente para quienes conozcan la historia entre la actriz y la marca.

Esta noticia revela mucho sobre la evolución del universo de la belleza en estos años y sobre cómo las firmas buscan la conexión con el público.

La actriz vuelve a Lancôme a sus 63 años y lo hace fiel a su reivindicación de una belleza que trasciende la edad y rompe convencionalismos.

Isabella Rossellini en el Festival de Cannes de 2015, que rindió homenaje a su madre Ingrid Bergman.

Isabella Rossellini en el Festival de Cannes de 2015, que rindió homenaje a su madre Ingrid Bergman.

Hemos dicho que la noticia es que Lancôme ha RECUPERADO a Isabella Rossellini como imagen. No es un nuevo fichaje, es un volver a casa. Y es que, como ya hemos mencionado, en el siglo pasado hubo un primer contrato.

A finales de 1982, Lancôme fichó a Isabella Rossellini como su primera embajadora mundial.

El suyo fue un súper contrato.

En aquella época, la italiana era un rostro de primer nivel: linaje de artistas, portada de cientos de revistas, pareja de Martin Scorsese, glamour de herencia europea y bella incluso recién levantada.

Isabella Rossellini (niña izq.) con sus padres, Ingrid Bergman y Roberto Rossellini, y hermanos.  Una familia que nunca pasó desapercibida.

Isabella Rossellini (niña izq.) con sus padres, Ingrid Bergman y Roberto Rossellini, y hermanos. Una familia que nunca pasó desapercibida. Fuente: www.magnumphotos.com.

La casa francesa fichó a una estrella, que, por cierto, ya había cumplido 30 años, y vivía su despegue como modelo y actriz. El dato no debe pasar desapercibido porque fichar a un embajadora de 30 años no era habitual.

En esos años, Paulina Porizkova, Kim Alexis, Carol Alt o Brooke Shields era algunos de los rostros que protagonizaban la publicidad de las firmas de belleza. Todas ellas eran unos 10 años más jóvenes que Isabella Rossellini.

Durante la siguiente década, marca y actriz firmaron numerosas campañas, algunas tan memorables como la de Trésor. Sin embargo, cuando la actriz cumplió los 42, la casa francesa prescindió de sus servicios. Era 1994. Su contrato no vencía hasta dos años después.

La Rossellini había sido imagen de Lancôme durante 11 años. El cese fue un bombazo en el sector. De forma inesperada, la firma anunció el final de la relación profesional con la actriz.

La noticia del despido no pasó desapercibida, aunque siempre con un tono moderado. Al fin y al cabo, Lancôme era un anunciante poderoso (grupo L’Oréal).

La actriz manifestó su disgusto y algunos medios reprobaron la decisión de la marca, pero la realidad es que el caso de la Rossellini no pasó de ser una anécdota en un mercado donde tener 40 significaba estar fuera del canon de belleza.

Una campaña de 1993, un año antes de salir de Lancôme.

Campaña de 1993, un año antes de salir de Lancôme.

Así explicaba la actriz su opinión sobre la discriminación por razones de edad en el mundo de la moda y la belleza:

“You can’t open a Vogue or a Harper’s Bazaar and see a photograph of a 40-year-old woman unless she has an Academy Award nomination. There’s never anybody who’s fat or unusual-looking. . . . The more I looked beyond my pain, the more it was clear that there was just a strong tradition that dictated what path to follow – which meant ageism.”

Lancôme nunca aclaró la razón del despido. ¿Hubo otras? Siempre surgen historias de trastienda, pero el mensaje que llegó al publico fue rotundo:

Rossellini era vieja para ser imagen de Lancôme.

Una de las primeras campañas de Isabella Rossellini para Lancôme. Fuente Pinterest.

Una de las primeras campañas de Isabella Rossellini para Lancôme. Fuente Pinterest.

Creemos no equivocarnos al afirmar que, hoy día, un despido de ese tipo tendría una repercusión muy diferente.

¿Qué pensarías si Lancôme prescindiera de Kate Winslet, que tiene 40 años, por su edad?

Sería políticamente incorrecto, ¿no? Los medios harían ruido, las columnas de opinión se multiplicarían, las redes sociales arderían y, sobre todo, las mujeres lo desaprobarían.

En 2016, somos mucho más exigentes con el comportamiento de la marcas. Además, sabemos que, como clientas, tenemos mucho poder.

En 1994, ni la actriz ni el público tuvieron demasiadas armas para transformar el derecho al pataleo en consecuencias sobre la imagen de la marca o sobre sus ventas. Es más, el tema se trataba con cierta frivolidad.

La actriz italiana declaraba su disgusto siempre que podía, pero la verdad es que sus palabras se interpretaban como las declaraciones de una actriz siempre reivindicativa. Tenéis un ejemplo de sus manifestaciones en este extracto de una interesante entrevista con Interview Magazine.

“The only thing that made me suffer, and it was very painful, was losing the Lancôme contract. What hurt me was that after fourteen years, with marketing research so positive and the company selling so much, I though that the cosmetics industry finally had the opportunity to break this taboo about women in their forties not being beautiful—that narrow idea of beauty!”

1990, Isabella Rossellini en la presentación su línea Manifesto, que lanzó con Lancaster Group. De esas fechas es una entrevista que merece todo la pena. Un auténtico manifiesto sobre la belleza, una opinión poco común en aquel momento.

1990, Isabella Rossellini en la presentación su línea Manifesto, que lanzó con Lancaster Group. De esas fechas es una entrevista que merece todo la pena. Un auténtico manifiesto sobre la belleza, una opinión poco común en aquel momento.

Volvamos al presente, a las buenas noticias. Estamos en 2016 e Isabella Rossellini vuelve a Lancôme con 63 años.

Así describe la marca las razones para recuperar a la italiana:

“La fuerza y el encanto del icónico rostro servirán para difundir un nuevo mensaje de belleza unificador e integrador”.

En Lancôme cuentan con Isabella Rossellini conscientes de que la actriz no ha dado un paso atrás en su opinión crítica con cierta visión de la belleza que todavía domina el mercado.

“Models are not doing so many of the campaigns – it’s actresses. And if they are in a successful film when they are 38 or 40, they still get the campaigns. But it’s the celebrity that gives them the longevity. Most models start working less at 30, and then by the time they are 35 it’s over completely.”

Cara al público, el acercamiento marca-embajadora se ha hecho de forma gradual y con naturalidad. Por ejemplo, el pasado mes de julio ya se vio a la Rossellini en la fiesta del 80 aniversario de Lancôme como un miembro más de la historia de la firma.

La recuperación del vínculo es, sin duda anterior. Un dato singular es que la hija de la italiana fue imagen de Lancôme en la década del 2000. Elettra Wiedemann protagonizó varias campañas e incluso fue el rostro de una versión de Trèsor.

No conocemos la evolución interna de Lancôme para llegar a este “rectificar es de sabios”, pero sí sabemos que es una decisión que conecta con muchas mujeres, que no necesariamente tienen que ser de la edad de Isabella Rossellini.

No hace demasiado tiempo que las marcas han empezado a prestar una especial atención a las mujeres de más de 50. Hemos visto cómo han proliferado los mensajes y productos para ellas.

Los datos del mercado demuestran que son un presente ¡y un futuro! muy goloso.

Además de que el fichaje de la Rossellini pueda emplearse como una oportunidad de conexión por proximidad generacional, hay un público de menos de 50 (en ocasiones le quedan bien lejos) que también engancha con la decisión de Lancôme.

La firma francesa se ha mostrado valiente con una elección casi impensable y, cuando menos, chocante. Con ello están logrando la simpatía de muchas mujeres con perfiles súper diversos, pero todas comprometidas con un cambio en la imagen de la mujer que el el mercado proyecta.

Isabella en la fiesta del 80 aniversario de Lancôme.

Isabella en la fiesta del 80 aniversario de Lancôme, 2015.

Ahora, la actriz regresa a Lancôme como un gran fichaje. La Rossellini es un personaje reconocido internacionalmente y es, sobre todo, una voz famosa por su reivindicación de un concepto de la belleza que incluye y celebra a cada mujer.

Otras marcas tienen a mujeres de más de 50 entre sus filas de embajadoras, pero la firma francesa ha apostado por un fichaje de otra liga: un fichaje que habla con la autoridad que le da tener una potente historia personal.

La historia entre Lancôme e Isabella Rossellini es la historia de muchas mujeres con las marcas de belleza.

¿Compartís nuestra opinión? Nos encantaría saber cómo lo veis.

También te puede interesar

8 Comentarios

  • Reply
    Inés
    17/03/2016 at 16:46

    Esta impresionante,genial que vuelva.

  • Reply
    angeles
    18/03/2016 at 14:59

    Me parece estupendo que vuelva de nuevo porque la realidad es que para todas llega la vejez y también tenemos derecho a que aparezcan rostros con arrugas y no sólo jovencitas con una piel espectacular con las cuales no nos identificamos. Esta mujer fue muy guapa y lo sigue siendo aunque para su edad la veo algo envejecida.

    • María S. Zubizarreta
      Reply
      María S. Zubizarreta
      30/03/2016 at 10:53

      Angeles, toda la razón. La propia Rossellini “denuncia” que las modelos siguen ciñéndose a edades muy jóvenes, y que cuando hay un perfil de más de 30-40 es porque son mujeres famosas por su carrera profesional (actrices, cantantes…) Las modelos mayores son una auténtica excepción.

  • Reply
    maria Burgos
    20/03/2016 at 12:06

    Aunque el mensaje de que hay belleza a cualquier edad me guste, volvemos a ser víctimas de la moda…Se lleva la belleza madura y por eso la contratan, no porque quieran rectificar un error, si no estuviera de moda la imagen de las mayores (y no fueramos una población envejecida con la que quieren identificarse) isabella no aparecería en la campaña.

  • Reply
    María Monedero
    22/03/2016 at 21:55

    Pues… me resulta sorprendente que después de haber sido herida por Lancôme, segün sus propias palabras, vuelva con la compañía; al igual que lo de que su hija trabajara para ellos después de eso. (Que por cierto, no lo sabía 😉 ). Pero me parece una gran noticia porque, aunque es cierto que la veo bastante mayor, creo que la belleza femenina no puede someterse a un solo canon. Y menos al de la juventud, ¡porque por ese canon nadie se libra de ser herida!

    Un besote y gracias por el artículo, ¡me ha gustado mucho! 🙂

    • María S. Zubizarreta
      Reply
      María S. Zubizarreta
      30/03/2016 at 10:43

      María, ¡gracias! Tienes toda la razón en lo que dices sobre las “lagunas” en la historia de reconciliación. La pena es que a esa información no tenemos acceso. Creo que haría todavía más interesante un caso que, al menos por lo que sabemos, es un reflejo de los tiempos. Veremos cómo concretan la colaboración.

  • Reply
    Fátima Mohamad
    28/03/2016 at 01:30

    Me alegro muchísimo por Isabella y me parece todo un acierto por parte de la marca. La fidelización de las clientas es algo primordial y sin duda, muchas mujeres que fueron clientas en su momento cuando la italiana lideraba sus campañas se alegren decsu regreso. Cómo siempre, Bravo por el artículo 🙌

  • Reply
    personal shopper barcelona
    26/04/2016 at 15:40

    muy buena informacion!! gracias por el post

  • Responder

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

    Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

    Cerrar